Vestirse de luces también es moda

 Los diseñadores Antonio y Fernando García que han creado el traje de luces para el matador de toros Paco Lama de Góngora, quien toma hoy la alternativa en la Maestranza de Sevilla de la mano de José Mari Manzanares y Enrique Ponce.

Los diseñadores Antonio y Fernando García que han creado el traje de luces para el matador de toros Paco Lama de Góngora, quien toma hoy la alternativa en la Maestranza de Sevilla de la mano de José Mari Manzanares y Enrique Ponce.

El arte y la magia del toreo se traducen en moda, gracias a las primeras espadas de la pasarela, que recrean la historia y la riqueza de la tauromaquia en exclusivos trajes de luces.

 

A lo largo de los años, el albero se ha convertido en una improvisada pasarela de moda, más cuando el torero viste un traje de luces firmado por Christian Lacroix, Giorgio Armani, Lorenzo Caprile, Victorio&Lucchino o Francis Montesinos.

 

Ahora, a esta lista de diseñadores se suma Antonio García con un modelo para el matador de toros Paco Lama de Góngora, que toma hoy la alternativa en la Maestranza de Sevilla de la mano de José Mari Manzanares y Enrique Ponce.

 

“El traje de luces tiene esquemas y estructuras muy definidas e inamovibles”, explica a EFE Antonio García, quien asegura que “la libertad a la hora de crear ha sido en la creación y localización de los bordados”.

 

El lazo, sello y ADN de Antonio García, está presente en el traje de luces del torero Paco Lama de Góngora, que ha preferido realzar con cordón de oro, brocados, canutillos y “cristal con perlas doradas como novedad”, desvela el diseñador.

 

“Picasso fue el primero en diseñar un traje de luces, y lo hizo para su gran amigo Luis Miguel Dominguín”, explica la conservadora del Museo del Traje Elena Vázquez.

 

Para esta figura del toreo, el pintor malagueño creó tres modelos. Uno fucsia, otro color tabaco y oro y uno color canario. “Este último, un traje de luces prácticamente desnudo, Dominguín deseaba algo ligero que le diese facilidad de movimientos”, apunta Vázquez.

 

Christian Lacroix, amante de la tauromaquia y del folclore español, fue el primer diseñador que perdió el miedo, bajo al ruedo y creó un traje de luces para el matador de toros Antonio Chamaco, hijo.

 

Los toreros Paquito Leal y Javier Conde también han vestido trajes de esta prestigiosa aguja francesa. “El único traje de luces que realicé, para el torero Javier Conde, lo hice con Picasso en mente”, confesaba el diseñador al diario La Provence.

 

Lacroix diseñó el traje de luces de Javier Conde para una de las corridas picassianas que se celebran en Málaga, pero dada la complejidad del traje de luces se confeccionó en los talleres de la sastrería madrileña Santos García.

 

Sastrería que también cosió el traje de luces goyesco de Cayetano Rivera diseñado por Giorgio Armani, un modelo bordado con hilo de plata en el conocido tono “greige” (gris y beige) y rematado con lentejuelas y pequeños cristales de Swarovsky.

 

En Milán se bordó de manera primorosa y se cosieron los pequeños cristales, pero se corto y montó en un taller de Madrid. “Ellos tienen mucha imaginación -dice en alusión a los diseñadores de firma-, pero el traje de luces les queda un poquito grande. Todo es muy específico y el patronaje no lo saben sacar”, explica Santos García, el sastre de los mejores espadas.

 

A los toreros les gusta innovar en el diseño, pero no se la juegan en la confección, especialmente en la taleguilla (pantalón), “una de las partes del traje de luces más complejas, ya que les tiene que quedar ajustada, es en lo que tienen que notar más comodidad”, señala Santos García.

 

Para una de las corridas goyescas de Madrid, Victorio&Lucchino creó un traje de luces para el maestro Antonio Ferrera.

 

“Quisimos profundizar en las raíces dieciochescas de este tipo de vestidos e incluimos meandros griegos con coral, una piedra que quita el mal de ojo”, explican los diseñadores sevillanos.

 

Una camisa con encaje de aguja, chaleco y capote de paseo bordado como si fuera un mantón de Manila complementaron el traje de luces.

 

Estudioso y enamorado de la indumentaria goyesca, el diseñador Lorenzo Caprile también ha creado trajes de luces para Enrique Ponce y Pepín Liria.

 

“Siempre es un honor vestir a un torero como Enrique Ponce. No soy un entendido en la Fiesta, pero me apasiona su estética”, cuenta este diseñador.

 

Para celebrar el 25 aniversario de su alternativa, Ponce se enfundó un traje de luces color tabaco de chaqueta larga firmado por Caprile.

 

Pepín Liria también apostó por Caprile para hacerse un traje de luces goyesco en verde botella con bordados en azabache, el matador Cesar Jiménez toreó la goyesca madrileña de 2007 con un diseño de Francisco Montesinos, tonos blancos y negros.

 

A pesar de vivir instalado en un mundo conservador, el traje de luces evoluciona, eso sí, dentro de los cánones más tradicionales. Así Morante de la Puebla y Juan José Padilla suelen diseñarse sus propios trajes y se decantan por patrones del siglo XIX y principios del XX. Por ejemplo, Padilla ha desempolvado la picuda montera que usaba el torero Francisco Montes Paquiro.

 

Desde hace años, existe una verdadera fascinación en el mundo de la moda por la estética taurina. El primero fue el maestro Cristóbal Balenciaga, que contemplaba y estudiaba con mimo las pinturas del Museo del Prado para crear sus colecciones de Alta Costura.

 

Han seguido su pasos muchos diseñadores, entre ellos Caprile, quien confeccionó un espectacular vestido capote para la infanta Elena de Borbón, quien lució en la boda de Victoria de Suecia.

 

Y este gusto por la estética taurina también se instala en escenarios musicales internacionales de la mano de Madonna, que para su próxima gira ha recurrido a los servicios de la sastrería de torero, Daniel Roqueta de Utebo, para confeccionarse dos trajes de luces a medida

Print Friendly, PDF & Email
Me gusta
Me gusta Me encanta Me divierte Me asombra Me entristece Me enfada