Merkel presiona por salvar el acuerdo con Grecia y evitar crisis de liquidez

Merkel habla en Bruselas el 23 de abril de 2015.

Merkel habla en Bruselas el 23 de abril de 2015.

La canciller de Alemania, Angela Merkel, dijo el jueves que se debe hacer todo lo posible para impedir que Grecia se quede sin fondos antes de que logre un acuerdo de “reformas por dinero” con sus prestamistas internacionales, en medio de los temores respecto a que Atenas se esté acercando al colapso.

 

Merkel emitió declaraciones luego de tener un encuentro al que calificó de “constructivo” con el primer ministro griego, Alexis Tsipras, en los márgenes de una cumbre de la Unión Europea en Bruselas. La canciller dijo que habían acordado mantener el contenido de la discusión en privado.

 

Al ser consultada sobre las posibilidades de que Atenas se quede sin fondos antes de alcanzar un acuerdo, sostuvo: “Se debe hacer todo para evitarlo”.

 

Tsipras dijo a periodistas que notó un progreso significativo en las negociaciones y agregó: “Hemos recorrido buena parte de la distancia”.

 

Agregó que se siente muy optimista y que las partes se acercaron a un acuerdo para un programa de reforma económica que destrabaría fondos del rescate congelados.

 

En tanto, un funcionario griego dijo a periodistas que hay “convergencia” en que Atenas buscará un superávit presupuestario primario -antes de pagar sus deudas- de entre el 1,2 y el 1,5 por ciento del Producto Interno Bruto este año.

 

Esto se sitúa muy por debajo de los objetivos del 3 por ciento para este año y 4,5 por ciento para el próximo, fijados en el programa de rescate a Grecia sellado en 2012 con la UE y el Fondo Monetario Internacional (FMI).

 

La “convergencia” también cubrió las privatizaciones, de las que no dio detalles, y la conversión de la Secretaría General de Ingresos Públicos de Grecia en un ente independiente del Ministerio de Finanzas, aseguró.

 

Una fuente del Gobierno alemán calificó el encuentro de “constructivo” y dijo que ambas partes acordaron mantener una estricta confidencialidad.

 

Hasta la fecha, Berlín insiste en que Atenas debe cumplir los compromisos contraídos por el anterior Gobierno conservador de reformar el mercado laboral, las pensiones y el impuesto a las ventas, para desbloquear los fondos del rescate internacional, aunque aceptó en febrero cierto margen para reducir el superávit presupuestario primario.

 

Pero fuentes de la UE advirtieron que todavía hay grandes diferencias respecto a las reformas en el mercado laboral, el sistema de pensiones, los impuestos y las finanzas públicas.

 

La cumbre Merkel-Tsipras se produjo antes de una cumbre de emergencia de la Unión Europea sobre migración y de que los ministros de Finanzas de la zona euro se congreguen en Riga para revisar los progresos -o la ausencia de estos- en las lentas negociaciones entre Atenas y sus acreedores internacionales.

 

Antes de la reunión, funcionarios de la UE dijeron que Merkel entregaría el mensaje de que quiere que Grecia siga en el euro y evite una catastrófica cesación de pagos.

 

Para lograrlo, el Gobierno de Tsipras debe adoptar compromisos en las reuniones técnicas sobre las medidas detalladas para hacer sustentables las finanzas públicas.

 

Aunque Grecia presiona para que haya un acuerdo político rápido, Merkel ha insistido hasta ahora en que depende de Atenas satisfacer a los representantes de la Comisión Europea, el Banco Central Europeo (BCE) y el FMI.

 

El vicepresidente de la Comisión, Valdis Dombrovskis, afirmó en Berlín que hay dudas crecientes sobre la situación de Grecia, advirtiendo que si vuelve la inestabilidad financiera no habrá crecimiento económico este año.

 

Aseguró que ya no espera un acuerdo para este mes, pero que las negociaciones pueden ir más allá del 30 de abril y alcanzar algún tipo de pacto en mayo. Debido a su complicada situación de liquidez, Grecia tiene razones para acelerar las conversaciones y sus planes de reforma.

 

PAGOS A LA VISTA

 

Grecia debe acordar aún con sus socios una lista amplia de reformas para obtener los 7.200 millones de euros restantes del rescate de 240.000 millones de euros de la UE y el FMI.

 

Sin un acuerdo, los inversores temen que Grecia se quede sin dinero y no pague a sus acreedores oficiales, obligándole posiblemente a abandonar el bloque monetario de 19 países.

 

Funcionarios de la zona euro y Grecia dijeron el miércoles que Atenas podría apurar sus reservas de dinero público para cumplir con sus pagos hasta junio, pero se enfrenta a varios vencimientos con el BCE en julio y agosto que no podrá afrontar sin una nueva inyección de fondos.

 

“No podemos esperar a un acuerdo en junio por nuestros problemas de liquidez. Debemos hallar una solución antes”, dijo un funcionario de Atenas a Reuters bajo condición de anonimato.

 

El economista jefe del BCE, Peter Praet, dijo que la entidad está preparada para seguir autorizando préstamos de emergencia a los bancos griegos por ahora, ya que son considerados solventes.

 

“Ciertamente se trata de una situación estresante”, dijo Praet en un evento en Berlín. “No voy a discutir cuánto durará esto. La disciplina verbal es esencial en tiempos de crisis”.

 

El BCE acordó el miércoles elevar el techo de asistencia de liquidez de emergencia a los bancos griegos hasta los 75.500 millones de euros, sin endurecer las condiciones sobre las garantías que deben presentar para financiarse, dijeron fuentes bancarias. El Consejo de Gobierno del BCE está revisando las condiciones de crédito griegas semanalmente.

 

Print Friendly, PDF & Email
Me gusta
Me gusta Me encanta Me divierte Me asombra Me entristece Me enfada