Descubren la asociación entre las células tumorales y las recaídas en el cáncer de pulmón

Un grupo de investigadores ha demostrado a través de un estudio del Hospital Virgen de las Nieves y el centro Genyo de Granada que la presencia de células tumorales circulantes en sangre en pacientes que han sido operados de un cáncer de pulmón se puede asociar a un mayor riesgo de recaída de esta enfermedad. Clara Bayarri Lara, cirujana torácica y responsable clínica de este hallazgo, ha informado a Efe de que la presencia en la sangre de la referidas células tumorales, que persisten en un porcentaje de casos tras la intervención quirúrgica con fines curativos, permite prever cómo será la evolución del paciente y su posible recaída. Los resultados preliminares del trabajo abren nuevas vías de actuación para este tipo de enfermos ya que, superada su fase de investigación, permitiría proponer tratamientos complementarios a la cirugía y específicos a partir del análisis de la presencia en sangre de las células tumorales, también denominado biopsia líquida. Bayarri Lara ha explicado que la detección de esas células circulantes en la sangre resulta cada vez más importante en la investigación de biomarcadores de cáncer y puede dar información temprana sobre el riesgo de recaída y progresión de la enfermedad. Unas recaídas que se producen "con frecuencia" incluso con el tratamiento quirúrgico óptimo para ese tipo de cáncer, ha advertido esta experta, que ha detallado que el estudio se ha centrado en algo más de medio centenar de pacientes con cáncer de pulmón que habían sido sometidos a una cirugía radical. Los investigadores tomaron muestras antes y un mes después de la cirugía de cada paciente y, tras estudiar cada caso, comprobaron que la recurrencia de la enfermedad estaba significativamente asociada con la detección de la células tumorales circulantes en la sangre. El proyecto, que responde a un trabajo multidisciplinar con la intervención de los servicios de Enfermería, Cirugía Torácica e investigadores del centro Genyo, ha sido presentado en el Congreso Europeo sobre Cáncer de Pulmón celebrado recientemente en Ginebra (Suiza), ha señalado Bayarri Lara. La autora principal ha advertido, no obstante, que se tratan de unos resultados preliminares y que espera que un estudio más amplio permita validar todavía más a estas células tumorales como elemento clave para pronosticar el riesgo de recurrencia de la enfermedad. Para Bayarri Lara resulta "frustrante" que, tras haber quitado por completo el cáncer de pulmón en fase inicial, haya recaídas a los pocos meses. Por ello, ha destacado que el trabajo permita abrir nuevas vías destinadas a un tratamiento individualizado de cada paciente que haría posible hacer frente a esas posibles recaídas en la enfermedad de pacientes operados de cáncer pulmonar. La investigación se enmarca también en el trabajo que desarrolla el grupo de biodinámica de células tumorales circulantes, microambiente tumoral y metástasis, cuyo investigador principal es Jose Antonio Lorente, del Centro de Genómica e Investigación Oncológica (Genyo) de Granada. La responsable científica del referido grupo, María José Serrano, ha señalado a Efe por su parte que entre las líneas que desarrollan se encuentra, además de la centrada en el cáncer de pulmón, el de mama, el de colon o la muerte súbita cardiaca. Las células tumorales circulantes son aquellas que se desprenden de los tumores primarios, se vierten en la sangre, son capaces de colonizar otros órganos y responsables por tanto de metástasis. Muchas de esas células circulantes a veces no presentan las mismas características genéticas que los tumores y por tanto todas las dianas terapéuticas no logran eliminarlas.

Un grupo de investigadores ha demostrado a través de un estudio del Hospital Virgen de las Nieves y el centro Genyo de Granada que la presencia de células tumorales circulantes en sangre en pacientes que han sido operados de un cáncer de pulmón se puede asociar a un mayor riesgo de recaída de esta enfermedad.

 

Clara Bayarri Lara, cirujana torácica y responsable clínica de este hallazgo, ha informado a Efe de que la presencia en la sangre de la referidas células tumorales, que persisten en un porcentaje de casos tras la intervención quirúrgica con fines curativos,permite prever cómo será la evolución del paciente y su posible recaída.

 

Los resultados preliminares del trabajo abren nuevas vías de actuación para este tipo de enfermos ya que, superada su fase de investigación, permitiría proponer tratamientos complementarios a la cirugía y específicos a partir del análisis de la presencia en sangre de las células tumorales, también denominado biopsia líquida.

 

Bayarri Lara ha explicado que la detección de esas células circulantes en la sangre resulta cada vez más importante en la investigación de biomarcadores de cáncer y puede dar información temprana sobre el riesgo de recaída y progresión de la enfermedad.

 

Unas recaídas que se producen “con frecuencia” incluso con el tratamiento quirúrgico óptimo para ese tipo de cáncer, ha advertido esta experta, que ha detallado que el estudio se ha centrado en algo más de medio centenar de pacientes con cáncer de pulmón que habían sido sometidos a una cirugía radical.

 

Los investigadores tomaron muestras antes y un mes después de la cirugía de cada paciente y, tras estudiar cada caso, comprobaron que la recurrencia de la enfermedad estaba significativamente asociada con la detección de la células tumorales circulantes en la sangre.

 

El proyecto, que responde a un trabajo multidisciplinar con la intervención de los servicios de Enfermería, Cirugía Torácica e investigadores del centro Genyo, ha sido presentado en el Congreso Europeo sobre Cáncer de Pulmón celebrado recientemente en Ginebra (Suiza), ha señalado Bayarri Lara.

 

La autora principal ha advertido, no obstante, que se tratan de unos resultados preliminares y que espera que un estudio más amplio permita validar todavía más a estas células tumorales como elemento clave para pronosticar el riesgo de recurrencia de la enfermedad.

 

Para Bayarri Lara resulta “frustrante” que, tras haber quitado por completo el cáncer de pulmón en fase inicial, haya recaídas a los pocos meses.

 

Por ello, ha destacado que el trabajo permita abrir nuevas vías destinadas a un tratamiento individualizado de cada paciente que haría posible hacer frente a esas posibles recaídas en la enfermedad de pacientes operados de cáncer pulmonar.

 

La investigación se enmarca también en el trabajo que desarrolla el grupo de biodinámica de células tumorales circulantes, microambiente tumoral y metástasis, cuyo investigador principal es Jose Antonio Lorente, del Centro de Genómica e Investigación Oncológica (Genyo) de Granada.

 

La responsable científica del referido grupo, María José Serrano, ha señalado a Efe por su parte que entre las líneas que desarrollan se encuentra, además de la centrada en el cáncer de pulmón, el de mama, el de colon o la muerte súbita cardiaca.

 

Las células tumorales circulantes son aquellas que se desprenden de los tumores primarios, se vierten en la sangre, son capaces de colonizar otros órganos y responsables por tanto de metástasis.

 

Muchas de esas células circulantes a veces no presentan las mismas características genéticas que los tumores y por tanto todas las dianas terapéuticas no logran eliminarlas.

 

Print Friendly, PDF & Email
Me gusta
Me gusta Me encanta Me divierte Me asombra Me entristece Me enfada