Más de 85.000 personas han accedido a un empleo de la mano de Cruz Roja

El delegado del Gobierno en Castilla-La Mancha, Jesús Labrador (i), junto al presidente regional de Cruz Roja, Javier Senent (d), durante su visita a la sede de Cruz Roja Española en Guadalajara.

El delegado del Gobierno en Castilla-La Mancha, Jesús Labrador (i), junto al presidente regional de Cruz Roja, Javier Senent (d), durante su visita a la sede de Cruz Roja Española en Guadalajara.

Más de 85.000 personas han accedido a un trabajo de la mano de Cruz Roja desde la puesta en marcha en el año 2000 de su plan de empleo, en el que han participado más de 400.000 personas con el objetivo de acceder al mercado laboral.

 

Con esta iniciativa, Cruz Roja, según su presidente, Javier Senent, ha dedicado “todo el esfuerzo a mejorar las posibilidades de empleo de las personas con más dificultades, reforzando sus capacidades para que puedan acceder a un empleo en las mejores condiciones”.

 

Las actuaciones del plan, según explica la organización, “están dirigidas a apoyar a las personas más vulnerables en su camino hacia el empleo, desde la orientación a la búsqueda de trabajo hasta la propia inserción laboral, pasando por acciones formativas en competencias que permitan trabajar en un sector determinado”.

 

Una de cada tres personas que ha participado en el plan -en total fueron más de 411.000 personas- ha mejorado sus competencias profesionales y ha aumentando así las posibilidades de acceder a un empleo.

 

El plan, según su responsable, Maika Sánchez, “ha tenido que adaptarse a las necesidades de la sociedad, especialmente a raíz de la crisis, pero siempre ha mantenido un horizonte: trabajar por la igualdad de oportunidades y de trato en el empleo”.

 

Una de las personas que se han visto beneficiadas por el plan, Marisol, trabaja desde hace cuatro años en una empresa de ayuda a domicilio con personas mayores, gracias a la intermediación de Cruz Roja y ha querido explicar su experiencia.

 

“En Cruz Roja me ayudaron, no sólo a encontrar un empleo, sino con la formación y la documentación. Y también con mis hijos, para llevarles de campamento en verano y con el pago de recibos del hogar. Me dijeron que me ayudarían, pero que yo también tenía que poner de mi parte. Sentía que no estaba sola. Ahora estoy feliz y contenta con mi trabajo” ha indicado Marisol.

 

Otro ejemplo de los efectos positivos del plan es el caso de Eduardo, músico de profesión, que ahora trabaja en un café cultural de Madrid.

 

“Yo estaba en una situación muy mala. Participé en un curso de formación y, sólo con eso, ya me sentía mejor, aunque me encontrase en una situación extrema. La incertidumbre, no saber qué va a ser de tí… pero encontrar trabajo me ayudó al cien por cien”, ha comentado Eduardo, quien ahora ha decidido ayudar y es voluntario de Cruz Roja”.

 

El apoyo del voluntariado es fundamental en la actividad del plan y, sólo el año pasado cerca de 6.000 personas han colaborado como voluntarias acompañando a las personas que han participado en la iniciativa para buscar empleo.

 

El plan ha gestionado las ofertas de empleo procedentes de casi 30.000 empresas a lo largo de estos quince años.

 

Print Friendly
Me gusta
Me gusta Me encanta Me divierte Me asombra Me entristece Me enfada