La CE prevé que España no logrará reducir su déficit por debajo del 3 % en 2016

El comisario europeo de Asuntos Económicos, Pierre Moscovici.

El comisario europeo de Asuntos Económicos, Pierre Moscovici.

La Comisión Europea (CE) prevé que España no logrará situar su déficit público por debajo del 3 % del PIB en 2016, fecha límite dada por los socios europeos al Gobierno para ello, en contra de lo que calcula el propio Ejecutivo español.

 

En sus previsiones macroeconómicas de primavera publicadas hoy, la CE estima que España incumplirá asimismo el objetivo de situar el déficit en el 4,2 % del PIB este año, como prevé el Gobierno, y augura una reducción hasta el 4,5 %, tres décimas por encima.

 

Para 2016, el Ejecutivo comunitario proyecta un déficit público del 3,5 %, dos décimas menos que el 3,7 % que figuraba en sus previsiones de febrero pasado, pero por encima del 2,8 % requerido.

 

El Gobierno español considera en su Programa de Estabilidad actualizado para el periodo 2015-2018 enviado a Bruselas que podrá salir del procedimiento de déficit excesivo en 2016 al augurar un saldo negativo de las administraciones públicas del 2,8 % del PIB.

 

Por su parte, la CE vuelve a aludir a los mismos “riesgos” que ya mencionó en febrero pasado, que considera que pueden afectar a los esfuerzos de reducción del déficit en España.

 

En concreto se refiere a la “incertidumbre con respecto al impacto actual de la reforma fiscal sobre los ingresos, a los pasivos contingentes de las autopistas de peaje con problemas y a los riesgos de implementación en un año electoral”.

 

En opinión de la CE, después de que España cumpliese el objetivo de déficit de 2014 (un 5,8 % con la ayuda a la banca) gracias a una “fuerte recuperación económica y a unas mejores condiciones” de financiación, de aquí en adelante la reducción del déficit se apoyará principalmente “en las mejores perspectivas macroeconómicas”.

 

Esta reducción, que se producirá “pese al impacto de los recortes tributarios recientemente implementados”, en referencia a la reforma fiscal, se ve lastrada por un “crecimiento tenue del PIB nominal, que actúa como freno sobre la evolución de los ingresos”, señala el Ejecutivo comunitario.

 

Éste sostiene, además, que los gastos en pensiones seguirán aumentando, pero la caída del desempleo debería limitar los incrementos de transferencias sociales en un futuro próximo.

 

Asimismo, gracias a unos tipos de interés más bajos, el gasto para cubrir los intereses debería moderarse hasta 2016, indica la CE.

 

En cuanto a la deuda pública, calcula que seguirá subiendo en España en el periodo de referencia aunque la CE ha mejorado sus previsiones respecto a los datos que manejaba anteriormente.

 

El Ejecutivo comunitario sitúa ahora la deuda pública española para este año en el 100,4 % del PIB y en el 101,4 % para 2016, lo que representa 1,1 puntos porcentuales menos que en las anteriores previsiones en ambos casos.

 

El Gobierno español, por su parte, prevé que la deuda se reducirá en 2015 hasta el 98,9 % del PIB y estima que la senda de disminución continúe en 2016.

 

La CE se basa en la información que tenía disponible hasta el 21 de abril y en un escenario en el que no se acometen ajustes o recortes.

 

Print Friendly
Me gusta
Me gusta Me encanta Me divierte Me asombra Me entristece Me enfada