El interés del bono español a 10 años escala a máximos desde diciembre

La rentabilidad exigida en los mercados secundarios a la deuda española con vencimiento a diez años ha llegado a situarse este martes en el 1,847%, su nivel más alto desde mediados del pasado mes de diciembre, en una sesión marcada por la incertidumbre sobre las negociaciones entre Grecia y sus acreedores internacionales, así como acerca de la evolución del mercado de renta fija tras los comentarios de algunos de los más afamados inversores del sector.

 

En concreto, el interés del bono español a diez años llegaba a marcar un máximo intradía del 1,847%, frente al 1,547% registrado al arrancar la sesión, lo que supone una escalada del coste de financiación de 30 puntos básicos, la mayor subida en prácticamente dos años.

 

El violento repunte de la deuda ha sido apreciable también en el caso del ‘bund’ la referencia para la deuda europea, puesto que la rentabilidad del bono alemán a diez años ha subido hasta el 0,535% desde el 0,455% de la apertura, algo no visto desde antes del anuncio del programa de compra de bonos del Banco Central Europeo (BCE) el pasado 22 de enero.

 

Victoria Torres, analista de Selfbank, señalaba a Europa Press que la situación en los mercados se explica en gran medida por las informaciones recientes en torno a las dificultades surgidas entre Atenas y el Fondo Monetario Internacional (FMI).

“Ha sido un poco un jarro de agua fría”, apuntó la experta en referencia a cómo las condiciones en los mercados habían mejorado sensiblemente en sesiones previas ante la posibilidad de un acercamiento de posturas entre Grecia y las instituciones.

En este sentido, Torres recordó el riesgo de contagio existente, aunque subrayó que “es imposible predecir su impacto”, y añadió que “en todos casos sería inferior a los peores momentos de la crisis”.

Por otro lado, la experta destacó la incertidumbre relacionada con los elevados niveles alcanzados por los índices de la renta fija y de otros mercados, lo que ha incrementado la adopción de posiciones bajistas y la aparición de opiniones sobre el riesgo de estar alimentando una burbuja en distintos tipos de activos.

Así, Victoria Torres recordó los recientes comentarios de Bill Gross, histórico gestor fundador de Pimco y ahora en Janus Capital (NYSE: JNS – noticias) , quien ha expresado su opinión de que el ‘bund’ ofrecía grandes posibilidades para los inversores en corto, así como sobre el final del “superciclo inversor” de los últimos años.

“Bill Gross es un poco extremista y no deja de ser una opinión”, comentó Torres, quien, no obstante, reconoció que las intervenciones de los bancos centrales han distorsionado el precio de activos, como en el caso de la deuda, lo que ha permitido incluso a determinados emisores cobrar por colocar sus emisiones, algo que es “anormal” y que en algún momento “puede pasar factura”.

Print Friendly
Me gusta
Me gusta Me encanta Me divierte Me asombra Me entristece Me enfada