Diagnóstico precoz, cirugía citorreductora óptima y terapias innovadoras, claves para la lucha contra cáncer de ovario

El diagnóstico precoz, cirugía citorreductora óptima y el acceso a terapias innovadoras son las claves fundamentales en la lucha contra el cáncer de ovario, según ha informado la presidenta de la Asociación de Afectados por Cáncer de Ovario (ASACO), Paz Ferrero, con motivo de la celebración, este viernes, del Día Mundial de la enfermedad.

 

Además, la experta ha destacado la importancia de que las mujeres cuenten con información sobre este tipo de tumor y sepan identificar cuáles son los síntomas de alarma que pueden hacer sospechar de la existencia de un cáncer de ovario, ya que son muchas las mujeres españolas que reciben un diagnóstico de cáncer de ovario cada año.

 

A este respecto, entre los factores de riesgo más importantes para padecer cáncer de ovario está la presencia de una historia familiar de cáncer de ovario, una avanzada edad, la obesidad o el tabaco. Por el contrario, los embarazos y el uso prolongado de anticonceptivos orales durante más de cinco años, se han asociado con una menor incidencia.

 

Por ello, ASACO ha organizado este jueves en el Ministerio de Sanidad, Servicios Sociales e Igualdad una jornada, con la colaboración de Roche Farma, y ha lanzado una campaña en la que todas las personas que se unan, se comprometen a trasmitir el mensaje de concienciación, al menos, a otras cinco personas.

 

Y es que, el pronóstico del cáncer de ovario en sus etapas avanzadas tiene todavía mucho margen de mejora. Debido a la falta de síntomas fácilmente identificables que este tumor presenta, ocho de cada diez casos de cáncer de ovario se diagnostican en estadios avanzados de la enfermedad.

 

“Al no existir forma de prevenir este tumor, la innovación terapéutica cobra una especial importancia. Gracias a los últimos avances producidos en este campo, podemos tener la enfermedad controlada por más tiempo. Cada avance supone una mejora del control de la enfermedad, es decir, cada avance nos ha permitido ir progresando. Los tratamientos oncológicos no han de suponer un impacto económico inasumible, siempre y cuando se aplique con criterios de eficiencia en las pacientes que realmente necesitan”, ha apostillado jefe del Servicio de Oncología del MD Anderson Cáncer Center de Madrid y presidente del Grupo Español de Investigaciones en Cáncer de Ovario (GEICO), Antonio González.

 

NUEVOS AVANCES TERAPÉUTICOS

 

En cuanto a los últimos avances terapéuticos, el experto ha informado de que la incorporación de bevacizumab al tratamiento en primera línea del cáncer de ovario avanzado supone un punto de inflexión al ser el primer agente biológico que es aprobado para el tratamiento de esta enfermedad. “Este hecho supone un salto cualitativo, en la medida en que es la primera terapia biológica dirigida que se aprueba en cáncer de ovario, y cuantitativo, dado que las pacientes que reciben esta medicación en asociación a la quimioterapia aumentan de forma significativa el tiempo libre de progresión, es decir el tiempo que está la enfermedad controlada, sin recaída”, ha apostillado.

 

En los últimos años la investigación básica, fundamental en el desarrollo de futuras terapias, ha realizado grandes avances en cuanto al conocimiento de las alteraciones moleculares que caracterizan a los distintos subtipos de carcinomas de ovario epiteliales, gracias al uso de tecnologías que nos permiten analizar de forma global el conjunto de la información genética de las células tumorales.

 

“Los hallazgos recientes han sido clave para confirmar que el cáncer de ovario epitelial no es una única entidad sino un conjunto de enfermedades diferentes y para poder empezar a tratar a algunos grupos de pacientes de forma dirigida, es decir, con terapias que se ajustan de forma más adecuada al tipo de tumor que presentan. El ejemplo más claro de estos avances es el hecho de que hoy existe un tratamiento específico, los inhibidores de PARP, para las pacientes que presentan mutaciones en los genes BRCA1 o BRCA2″, ha añadido la investigadora del Grupo de Genética Humana del Centro Nacional de Investigaciones Oncológicas (CNIO), María José García.

 

Asimismo, prosigue, en los estudios de investigación es “clave” disponer de un número suficiente de muestras que nos permitan llegar a resultados concluyentes. Además, ha aseverado que en el caso de cáncer de ovario y en el de otros tumores poco frecuentes, la aportación de los biobancos es “fundamental”.

 

Print Friendly, PDF & Email
Me gusta
Me gusta Me encanta Me divierte Me asombra Me entristece Me enfada