El FMI avisa de que la recuperación económica de Portugal todavía es débil

La directora gerente del Fondo Monetario Internacional, Christine Lagarde.

La directora gerente del Fondo Monetario Internacional, Christine Lagarde.

El Fondo Monetario Internacional (FMI) advirtió hoy a Portugal sobre la debilidad de su recuperación económica, por lo que insistió en la adopción de reformas que garanticen que el país continúa por la senda del crecimiento.

 

Ésta es una de las principales conclusiones divulgadas hoy del “Artículo IV”, la misión anual que realiza el organismo a los países miembros, y que en el caso luso prevé que su economía mejore de forma menos expresiva en 2016 que en 2015, al contrario de lo que estiman otras instituciones como el Banco de Portugal o la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos (OCDE).

 

Según los cálculos del FMI, Portugal cerrará el año con una subida del producto interior bruto (PIB) del 1,6 %, mientras que el próximo ejercicio el incremento sería una décima inferior, del 1,5 %.

 

En cuanto al desempleo, espera que la tasa de paro disminuya ligeramente en 2015 hasta el 13,1 % y se contraiga hasta el 12,1 % en 2016.

 

De acuerdo con sus técnicos, Lisboa se beneficia actualmente de circunstancias coyunturales como las bajas tasas de interés a pagar por su deuda -de hecho, rondan mínimos históricos-, un euro débil o y el petróleo sensiblemente más barato que en años anteriores.

 

“A medida que el impulso de estos factores a corto plazo se vaya disipando, se estima que el crecimiento se modere a medio plazo, una vez Portugal vuelva a estar detrás de sus socios en algunos indicadores estructurales claves”, se alerta en el documento.

 

Desde que Portugal saliera con éxito de su rescate financiero, en mayo de 2014, el FMI ha censurado repetidamente la ralentización del impulso reformador en el país e incide en que son necesarios “más esfuerzos” para que la economía lusa no repita los errores del pasado.

 

Concretamente, apuesta por “continuar con las reformas estructurales” dirigidas a reforzar la competitividad externa y la flexibilidad del mercado de trabajo.

 

Los técnicos del organismo internacional dirigido por Christine Lagarde subrayaron que “la recuperación en curso es todavía demasiado modesta para colocar el PIB y el empleo en niveles anteriores a la crisis”, en referencia a los tres años consecutivos en recesión que acumuló el país entre 2011 y 2013.

 

“Es importante racionalizar más el gasto público a través de una reforma amplia de los salarios y las pensiones y de reformas fiscales para mejorar la Administración y mitigar los riesgos derivados de las entidades públicos”, se puede leer en el documento.

 

No obstante, el FMI también reconoció el trabajo de Portugal en algunas áreas y destacó su decisión de reembolsarle anticipadamente el préstamo que le concedió en el marco de su rescate, en el que puso 26.000 de los 78.000 millones de euros que recibió Lisboa.

 

Sobre el déficit público, el organismo prevé que este año se situé por encima del límite del 3 % acordado con las autoridades lusas, y espera que baje hasta el 2,8 % en 2016 y el 2,5 % en 2017.

 

El elevado peso de la deuda pública se mantendrá en niveles muy altos en los próximos años, según estas mismas proyecciones, que muestran una reducción progresiva desde el 130 % actual hasta el 122 % en 2017.

 

Print Friendly
Me gusta
Me gusta Me encanta Me divierte Me asombra Me entristece Me enfada