El Grupo Ibercaja obtuvo un beneficio neto de 356 millones hasta septiembre

El Grupo Ibercaja obtuvo un beneficio neto de 356 millones de euros hasta septiembre, lo que supone 342 millones más que 13 millones obtenidos en el mismo periodo del ejercicio precedente, informó la entidad.

Este resultado supera así en más de 27 veces el cosechado un año antes, ejercicio que estuvo marcado por el impacto del saneamiento de activos realizado tras la adquisición de Caja3 y las modificaciones normativas.

En línea con lo sucedido hasta junio, el grupo ha resaltado el incremento del resultado operativo bancario impulsado por la estabilización del margen de intereses, el aumento de los ingresos procedentes de la gestión de productos de intermediación y la contracción de los costes recurrentes.

Además, los resultados alcanzados por Ibercaja en las pruebas de estrés del Banco Central Europeo evidencian la calidad de su cartera crediticia, así como la fortaleza de su posición de capital y la capacidad de generación de ingresos, “lo que constituye una garantía de futuro ante escenarios muy negativos como el contemplado en el test de estrés”.

Con estos fundamentos, la entidad ha iniciado una nueva etapa, tras concluir la integración legal y tecnológica de Caja3 y transformar la Caja de Ahorros y Monte de Piedad de Zaragoza, Aragón y Rioja en Fundación Bancaria Ibercaja.

Actividad Comercial

La labor comercial de Ibercaja se ha centrado en la captación de clientes y en la mejora de su vinculación, poniendo especial énfasis en potenciar la actividad con empresas, sobre todo pymes, y particulares, en especial los pertenecientes al segmento de banca personal, objetivo estratégico de la entidad.

Resultado de esta actividad es el crecimiento de los recursos de la red minorista hasta los 48.116 millones de euros, un 4,74% más que hace un año. Así, la cuota de mercado de Ibercaja se eleva 5 puntos básicos en doce meses.

Los recursos en balance se incrementan un 1,39% y los de fuera de balance, fondos de inversión, planes de pensiones y seguros de vida lo hacen en un 11,84%.

El entorno de bajos tipos de interés y la búsqueda de mayor rentabilidad para los ahorros de los clientes han hecho que durante el último trimestre se haya producido un nuevo récord de aportaciones a los fondos de inversión de la entidad.

El patrimonio gestionado en esta clase de productos se ha incrementado un 23,56% interanual. El Grupo también ha destacado la buena evolución experimentada por los planes de pensiones, con una variación del 9,84% desde septiembre de 2013.

La cartera crediticia se eleva a 36.625 millones de euros. La contracción en un año, 6,27%, se enmarca dentro del desapalancamiento del sector privado y la reducción de la exposición a promoción inmobiliaria. Aún así, el descenso de la inversión crediticia en Ibercaja ha sido inferior al del sistema, por lo que la entidad mejora su cuota de participación en el mercado nacional.

Aislando la ralentización estacional que se produce en el tercer trimestre, el ritmo de formalizaciones de crédito muestra señales positivas. En los nueve primeros meses del año el volumen de formalizaciones suma 1.987 millones.

Ibercaja mantiene su compromiso de reforzar la relación con pymes y autónomos. En este sentido, casi un 60% de la nueva producción se ha destinado a la financiación de pequeñas y medianas empresas no inmobiliarias.

Ingresos recurrentes

Los resultados alcanzados por el Grupo se apoyan en la buena evolución de los ingresos recurrentes y el control de costes. El margen de intereses suma 533 millones de euros.

A perímetro homogéneo cede un 3,74%, como consecuencia de la contracción de la cartera crediticia y el efecto de unos tipos de interés extremadamente reducidos, mitigado en parte por la mejora de los costes de financiación.

En el tercer trimestre se observa una recuperación del margen, con avances del 3,36% y del 5,47% sobre igual trimestre de 2013 y segundo de 2014 respectivamente.

Las comisiones netas totalizan 231 millones, 13 millones más que a septiembre de 2013. Este buen comportamiento se explica por la contribución de los productos de intermediación, cuya aportación crece un 16,19% debido al incremento del patrimonio gestionado en fondos de inversión y planes de pensiones.

Los gastos de explotación bajan un 3,20% por la optimización de costes y captura de sinergias en el marco de la integración de Caja3. El descenso es aún mayor, 5,78%, si se aísla el efecto extraordinario del Expediente de Regulación de Empleo al que podrán acogerse voluntariamente hasta 375 empleados, con un coste de 32,5 millones.

La reducción de los costes recurrentes se mantendrá en los próximos meses, por la consecución de sinergias tras la integración de Caja3 y la racionalización de la plantilla y red de oficinas.

El resultado operativo bancario que incluye los ingresos típicos de la actividad y los costes recurrentes se eleva a 272 millones, un 8,85% más que hace un año a perímetro constante.

La gestión activa de la cartera de renta fija ha permitido aprovechar en este ejercicio las oportunidades del mercado, materializándose unos ingresos por resultados de operaciones financieras de 436 millones.

Las provisiones para insolvencias y otros saneamientos, 157 millones, se sitúan en términos inferiores a los del pasado ejercicio cuando se afrontaron dotaciones extraordinarias muy elevadas derivadas de la adquisición de Caja3 y de la aplicación de los nuevos criterios sobre refinanciaciones.

El beneficio antes de impuestos asciende a 498 millones. Una vez deducido el impuesto de sociedades y la parte correspondiente a minoritarios, el resultado atribuido al Grupo es de 356 millones.

Morosidad

La ratio de morosidad del Grupo, 10,86%, lo que supone un 17% inferior al del sistema. La totalidad del incremento del índice de mora en el año se debe al descenso del crédito, ya que los saldos dudosos disminuyen desde diciembre. Sin tener en cuenta la actividad inmobiliaria, la mora se reduce hasta el 6,28%.

El grado de cobertura total sobre los riesgos dudosos llega casi al 56%. Este sólido nivel es consecuencia del esfuerzo realizado en dotaciones en los últimos ejercicios.

En el marco del “comprehensive assessment”, el análisis de la calidad de los activos (AQR) llevado a cabo por el Banco Central Europeo ha puesto de manifiesto la calidad de la cartera crediticia de Ibercaja, el alto nivel de provisiones para cubrir los activos de mayor riesgo y los rigurosos criterios de clasificación de los activos e identificación de los riesgos.

Como consecuencia del ejercicio, las necesidades adicionales de dotaciones resultan ser irrelevantes al suponer 7 millones de euros, el 0,05% del importe total de las carteras seleccionadas. Esto se traduce en un ajuste de la ratio de capital inicial de únicamente 2 puntos básicos, frente a la media española de 14 puntos.

La venta de inmuebles del Grupo y de terceros se ha acelerado considerablemente a lo largo del año. Al finalizar septiembre el número de unidades vendidas se incrementa más de un 40% respecto a igual fecha de 2013.

Liquidez

El Grupo mantiene una holgada posición de liquidez y una reducida dependencia de la financiación mayorista. La disponibilidad de activos líquidos, 12.591 millones, representan en torno al 20% del balance. La capacidad de emisión de cédulas hipotecarias y territoriales es de 6.318 millones.

Al finalizar septiembre, la ratio Common Equity Tier I se eleva al 10,36% de los activos ponderados por riesgo, con un aumento de 29 puntos básicos en el año.

En el test de estrés realizado por el BCE y la EBA, Ibercaja obtuvo en los dos escenarios una ratio de capital que supera en más de dos puntos porcentuales los requerimientos mínimos, siendo el exceso de recursos propios en ambos supuestos superior a 600 millones.

Print Friendly, PDF & Email
Me gusta
Me gusta Me encanta Me divierte Me asombra Me entristece Me enfada