Europa pide su apoyo a la ONU para frenar el flujo migratorio

Inmigrantes subsaharianos en el puerto de Catania, Italia, el 5 de mayo de 2015.

Inmigrantes subsaharianos en el puerto de Catania, Italia, el 5 de mayo de 2015.

Europa pidió el lunes al Consejo de Seguridad de las Naciones Unidas que apoyase sus planes para detener el flujo de inmigrantes que atraviesan el Mediterráneo y prometió que aquellos que fueran interceptados en el mar no serían repatriados.

 

Los líderes de la Unión Europea acordaron el pasado mes “identificar, capturar y destruir los navíos antes de que sean usados por los traficantes de personas”, pero no está claro cómo podría hacerse, y el bloque de 28 países quiere la autorización de las Naciones Unidas para esta operación.

 

La responsable de Política Exterior de la UE, Federica Mogherini, dijo al Consejo de Seguridad que aún estaban trabajando en los detalles de la operación, y que el problema se debatiría en la reunión de ministros de Exteriores europeos que tendrá lugar el 18 de mayo.

 

“No podemos hacerlo solos, esto tiene que ser un esfuerzo global común, por eso contamos con su apoyo para salvar vidas y desmantelar las organizaciones criminales que se aprovechan de la desesperación de la gente”, dijo Mogherini al Consejo, compuesto por 15 naciones.

 

“Ningún refugiado ni inmigrante que sea interceptado en el mar será devuelto a su país contra su voluntad”, dijo.

 

Los miembros europeos del Consejo de Seguridad – Reino Unido, Francia, Lituania y España – están trabajando en una resolución para aprobar la operación de la UE bajo el Capítulo 7 de la Carta de las Naciones Unidas, que autoriza el uso de la fuerza, según dijeron fuentes diplomáticas.

 

Pero Rusia ha dicho que cualquier plan que suponga destruir los barcos usados por los contrabandistas sería ir “demasiado lejos”.

 

“Nuestra primera prioridad es salvar vidas”, dijo Mogherini. “Una situación excepcional requiere una respuesta excepcional y coordinada”.

 

“No es sólo una emergencia humanitaria, sino también una crisis de seguridad, porque las redes de contrabando están vinculadas y, en algunos casos, financian actividades terroristas”, dijo.

 

En torno a 1.800 inmigrantes han muerto en el Mediterráneo este año, según dijo la Agencia de las Naciones Unidas para los Refugiados. Unos 51.000 han entrado en Europa por mar, con 30.500 a través de Italia, huyendo de la guerra y la pobreza en Asia, África y Oriente Próximo.

 

La mayoría de los inmigrantes están viajando a Europa desde Libia, sumida en el caos y el desgobierno desde la caída de Muamar el Gadafi hace cuatro años. Dos gobiernos rivales apoyados por milicias se disputan el control del estado petrolero.

 

Europa quiere asegurarse el apoyo de las facciones en Libia para llevar a cabo su plan contra los traficantes. El grupo que controla la capital costera del país, Trípoli, dijo que “se enfrentaría” a cualquier movimiento unilateral de la UE destinado a atacar los lugares usados por los contrabandistas.

 

“No actuamos ni queremos actuar contra nadie, sino en colaboración con todos”, dijo Mogherini.

 

Print Friendly, PDF & Email
Me gusta
Me gusta Me encanta Me divierte Me asombra Me entristece Me enfada