El Gobierno trabaja en la renovación del plan PIMA, que quiere que sea más verde

El director general de Industria y de la pequeña y mediana empresa del Ministerio de Industria, Víctor Audera.

El director general de Industria y de la pequeña y mediana empresa del Ministerio de Industria, Víctor Audera.

El director general de Industria, Víctor Audera, ha asegurado hoy que el Gobierno quiere dar continuidad a los planes PIMA, de incentivos para la compra de vehículos comerciales, por lo que ya trabaja en la edición número 5, en la que primará el aspecto medioambiental.

 

Durante su participación en un coloquio en el Salón Internacional del Automóvil de Barcelona, Audera ha afirmado que las ayudas directas a la adquisición de vehículos se centrarán a partir de ahora en impulsar las tecnologías más limpias y verdes, en un momento en que se considera que el sector en general ya puede caminar por sí solo tras la recuperación de las ventas.

 

En este contexto, ha sostenido que el PIVE 8, anunciado la semana pasada por el presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, será el último de impulso general a la renovación del parque de vehículos y que las ayudas directas se concentrarán ahora en el PIMA, que tiene una dimensión mucho menor.

 

El Consejo de Ministros aprobó, en noviembre de 2014, el PIMA Aire 4, con ayudas directas por un importe de 9,6 millones de euros para la adquisición de vehículos comerciales, vehículos de gas y de bicicletas de pedaleo asistido por motor eléctrico.

 

“Este PIVE se ha planteado como el último. El sector ya ha alcanzado una velocidad de crucero, la demanda interna se está recuperando y quizás hay que seguir apoyando al automóvil con distintas fórmulas, con medidas de oferta, de mejora de la competitividad y de tipo fiscal”, ha dicho Audera.

 

La apuesta del Ejecutivo por potenciar las tecnologías más limpias como el vehículo eléctrico, el híbrido o el impulsado por gas natural llevará también a que el nuevo plan PIMA se plantee desde una perspectiva también “más amigable con el medio ambiente”.

 

Respecto a otros incentivos de tipo fiscal como la reducción del impuesto de matriculación y el de circulación, demandados por el sector, el secretario de Estado de Hacienda, Miguel Ferre, que también ha participado en el acto, ha descartado que esta medida sea posible a corto plazo.

 

Ferre ha pedido a los fabricantes de automóviles que vean “el vaso medio lleno”, después de las ayudas directas a la compra que ha realizado el Gobierno a través del plan PIVE, y ha señalado que “no se pueden tomar decisiones aisladamente”, sobre todo teniendo en cuenta que el impuesto de matriculación está cedido a las autonomías y que el de circulación, corresponde a los ayuntamientos.

 

En esta línea, ha señalado que cualquier cambio en estos impuestos deberá plantearse en el marco de la reforma de la financiación autonómica.

 

El secretario de Estado ha rechazado también que el Ejecutivo vaya a acortar la distancia en precio de la gasolina y el diesel con el argumento de que aumentar el precio del segundo sería atacar la competitividad del sector del transporte.

 

Por otra parte, Ferre ha anunciado que el Ejecutivo trabaja en un reglamento que hará que la cesión en especie de los vehículos energéticamente eficientes por parte de las empresas a sus trabajadores se pueda beneficiar de una reducción de hasta el 30 % del IRPF.

 

El borrador del reglamento del IRPF, actualmente en fase de información pública, detalla que el trabajador que reciba un vehículo como rendimiento de trabajo en especie pueda disfrutar de una reducción que será del 30 % en el caso de vehículos eléctricos de batería, eléctrico híbridos enchufables o eléctricos de autonomía extendida.

 

La reducción será del 20 % si la cesión al trabajador es de vehículos híbridos o propulsados por motores de combustión interna que puedan utilizar combustibles fósiles alternativos y del 15 % para vehículos identificados como Euro 6, lo que supone una emisión de CO2 inferior a 120 gramos por kilómetro.

 

La patronal de los fabricantes de automóviles Anfac calcula que esta reducción del IRPF beneficiará en 2015 a unos 90.000 vehículos.

 

Print Friendly
Me gusta
Me gusta Me encanta Me divierte Me asombra Me entristece Me enfada