España y Bulgaria creen que pueden ser plataforma de importación de energía a la UE

El ministro español de Asuntos Exteriores y de Cooperación, José Manuel García-Margallo (i), que realiza hoy una visita oficial a Bulgaria, el país más pobre de la Unión Europea, durante la reunión que mantuvo con el primer ministro, Boiko Borisov.

El ministro español de Asuntos Exteriores y de Cooperación, José Manuel García-Margallo (i), que realiza hoy una visita oficial a Bulgaria, el país más pobre de la Unión Europea, durante la reunión que mantuvo con el primer ministro, Boiko Borisov.

España y Bulgaria coincidieron hoy en que pueden convertirse “en plataforma de importación de energía más allá de sus fronteras” para abastecer a la UE, durante una visita a Sofía del ministro de Asuntos Exteriores, José Manuel García-Margallo, en la que acordaron trabajar en el fenómeno de la inmigración.

El jefe de la diplomacia española realizó hoy una visita oficial a Bulgaria, en la que se reunió con el primer ministro del país, Boiko Borisov, y con su homólogo, Daniel Mitov.

 

Ambos países acordaron intensificar las relaciones políticas y especialmente las económicas, con un amplio margen de mejora y con sectores como las infraestructuras y la energía donde invertir.

 

Aunque Bulgaria es el país más pobre de la UE, en los próximos años recibirá unos 15.200 millones de euros procedentes de los fondos estructurales de la Unión, por lo que España ha ofrecido su experiencia en este tipo de gestión para invertirlos con eficacia.

 

El titular de Exteriores explicó en este sentido que hay empresas españolas que “pueden ayudar al desarrollo de Bulgaria en sectores especializados”.

 

En sus reuniones, García-Margallo, Borisov y Mitov coincidieron en que sus países pueden desarrollar “un papel importante como plataforma de importación de gas” para “alimentar” a la UE.

 

“Bulgaria puede ser una plataforma privilegiada para traer energía desde el este y España lo es y puede serlo más para traerlo desde el sur”, aseguró el ministro español.

 

Aunque el sector más potente y clásico de Bulgaria es la construcción, en materia energética tiene una fuerte dependencia de Rusia y se queda fuera de los actuales diseños planteados, por lo que el ministro García-Margallo expuso en sus reuniones la necesidad de un mercado integrado del gas en Europa.

 

La “preocupación” por Rusia y Ucrania, Macedonia y el norte de África también estuvo presente en la agenda del ministro con las autoridades búlgaras.

 

También hablaron de inmigración y compartieron su preocupación por este fenómeno. “Los dos países están en fronteras exteriores de la Unión Europea y tenemos que colaborar para que la migración sea un fenómeno legalmente controlado y que permita que los países acojan inmigrantes con dignidad”, señaló García-Margallo.

 

A juicio del ministro búlgaro, tiene que haber una financiación y una distribución “solidaria”.

 

Es en el sector económico donde España y Bulgaria tratarán de potenciar sus relaciones ya que, a juicio del ministro español, existe un amplio margen de mejora e intensificación.

 

García-Margallo y el ministro búlgaro de Economía, Bozhidar Lukarski, estuvieron de acuerdo en ello durante su participación en un foro económico que se celebró en la capital búlgara y al que asistieron empresarios de ambos países.

 

El titular español de Exteriores habló de relaciones económicas “francamente modestas” y “cifras pequeñas” y citó las infraestructuras, las autovías, el ferrocarril, la energía, la gestión del agua y los residuos urbanos, entre otros, como los sectores en los que España puede ayudar.

 

Lukarski, por su parte, explicó a García-Margallo los avances que está experimentando su país y aseguró que Bulgaria ve a España como “un socio preferente”.

 

El ministro búlgaro de Economía animó a los empresarios españoles a invertir en esta “isla de estabilidad”, como él definió a su país.

 

Las relaciones comerciales entre España y Bulgaria son aún escasas y registran un volumen de comercio de unos 1.800 millones de euros en ambas direcciones, de los que 1.300 son exportaciones y unos 460 millones importaciones.

 

Durante su visita a Sofía, el ministro firmó varios acuerdos, entre ellos la renovación de uno de cooperación cultural, educativa y científica, otro de cooperación entre los dos ministerios de Exteriores y un tercero de intercambio entre sus respectivas escuelas diplomáticas.

 

Print Friendly
Me gusta
Me gusta Me encanta Me divierte Me asombra Me entristece Me enfada