Daniel Barenboim se despide de Milán con un nuevo ‘Fidelio’ en la Scala

El reciente director general de La Scala, Austrian Alexander Pereira (izda) y el Ministro de Cultura Dario Franceschini.

El reciente director general de La Scala, Austrian Alexander Pereira (izda) y el Ministro de Cultura Dario Franceschini.

El director Daniel Barenboim se despidió hoy de La Scala de Milán con una nueva producción de ‘Fidelio’, de Ludwig van Beethoven, tras nueve años de trabajo en este coliseo, que abrió así su temporada 2014-2015.

El maestro y toda la orquesta con sus instrumentos sobre el escenario recibieron una larga ovación, después de que los artistas saludaran al público bajo una lluvia de flores.

“Grandísimo maestro” y varios bravos, como pudo constatar Efe, fueron los gritos que se escucharon en el intermedio y al final de la representación, que concluyó pasadas las 21.00 horas sin registrarse incidentes a la salida del coliseo, donde no había un despliegue policial después de cierta tensión que se vivió antes del comienzo.

De nuevo, el estreno de La Scala estuvo rodeado de grandes medidas de seguridad, con un dispositivo especial de policía para proteger los accesos al teatro, en cuyos alrededores varias organizaciones convocaron protestas contra las políticas económicas del Gobierno de Matteo Renzi.

El primer ministro italiano no acudió al evento, como tampoco lo hizo el presidente de la República italiana, Giorgio Napolitano.

Entre las personalidades que sí asistieron, estuvieron el presidente del Senado italiano, Piero Grasso; el ministro de Cultura, Dario Franceschini; la directora gerente del Fondo Monetario Internacional, Christine Lagarde, y el ex primer ministro italiano Mario Monti, entre otros.

La nueva producción del teatro milanés tiene a Barenboim como director musical en una versión con dirección escénica de la británica Deborah Warner, escenografía y vestuario de Chloe Obolensky e iluminación de Jean Kalman.

El elenco de la ópera de Ludwig van Beethoven estuvo encabezado por Peter Mattei (Don Fernando), Falk Struckmann (Don Pizarro), Klaus Florian Vogt (Florestan), Anja Kampe (Leonore), Kwangchul Youn (Rocco) y Mojca Erdmann (Marzeline).

El resto de los principales papeles corrió a cargo de Florian Hoffmann (como Jaquino), Oreste Cosimo (primer preso) y Devis Longo (segundo preso).

Esta representación de “Fidelio” fue única en cuanto a su difusión, puesto que se estima que, en directo y en diferido, podrán haberla visto o la verán unos diez millones de personas en todo el mundo: en cines italianos y en varios canales de televisión, desde Europa hasta Japón.

La nueva producción fue retransmitida en directo por el canal italiano Rai5, en unos 150 cines de todo el país, en la vecina Galería Vittorio Emanuele de Milán y también en cárceles, una experiencia que tiene que ver además con el hecho de que la ópera transcurre en una prisión.

Este año fueron los presos de la cárcel milanesa de San Vittore los que pudieron seguir la representación en una pantalla gigante colocada en un espacio común de la prisión, lo cual no es novedad puesto que ya el año pasado se hizo lo mismo con “La Traviata”, que abrió la temporada 2013-2014.

En total han sido catorce los espacios públicos de la ciudad lombarda en los que se pudo seguir el espectáculo, una iniciativa que abre el elitista templo de la música a ciudadanos que, de otro modo, no tienen ocasión de presenciar en directo un estreno operístico.

La representación de hoy además presentó la novedad de su difusión por internet: por la red se pudo seguir no solamente la descripción de al menos un par de blogueros oficiales, sino también observar los movimientos de los trabajadores del escenario.

La escenografía de este “Fidelio”, un “singspiel” en dos actos situado en una prisión, quedó alejada del minimalismo y del aspecto “povero” para esta vez incluir un movimiento técnico complejo, hasta “monumental”, según la descripción del diario “La Repubblica”.

El espacio diseñado por Chloe Obolensky recuerda más a una estructura industrial abandonada que a una prisión como la descrita en el libreto de Joseph Ferdinan Sonnleithner y Georg Friedrich Treitschke, y el complejo movimiento escénico pudo seguirse por las redes sociales.

Por Twitter y Facebook pero también a través de Youtube, con imágenes en directo de lo que iba ocurriendo sobre el escenario de La Scala.

Así se pudo ver el trabajo de 45 tramoyistas por medio de telecámaras con infrarrojos para respetar el silencio y la oscuridad del espacio en el que los espectadores exteriores pudieron ver cómo se preparaban los cantantes y el coro antes de entrar en escena.

La temporada de La Scala seguirá con las nuevas producciones de “Die Soldaten” y “L’incoronazione di Poppea”, pero habrá también una nueva “Aida”, “Lucio Silla”, “Turandot”, “CO2″ y “Otello”, en un ciclo especialmente intenso de estrenos que coincide con la celebración en Milán de la Exposición Universal.

Print Friendly, PDF & Email
Me gusta
Me gusta Me encanta Me divierte Me asombra Me entristece Me enfada