La OCDE, optimista a pesar de suspender a España en inserción laboral de jóvenes

 Unos estudiantes repasan durante uno de los descansos de los exámenes de selectividad.

Unos estudiantes repasan durante uno de los descansos de los exámenes de selectividad.

El último informe de la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económico (OCDE) muestra, con datos de 2013, el fracaso de la integración laboral de los jóvenes en España, aunque su secretario general, Ángel Gurría, se mostró optimista con los primeros resultados de la reforma laboral.

 

Según el informe “Skills Outlook 2005″, presentado hoy en Berlín, España es el país de la OCDE con más “ninis” -jóvenes que ni estudian ni trabajan-, presenta la segunda mayor tasa de desempleo juvenil y está en cabeza de contratos temporales para quienes tienen entre 16 y 29 años.

 

El estudio, que recopila datos de diversas investigaciones previas para analizar los problemas de los jóvenes para encontrar empleo y las carencias de los sistemas educativos, muestra que el 26,8 % de los jóvenes españoles entre 15 y 29 años ni estudian ni trabajan, frente a la media del 14,9 % en los países de la OCDE.

 

Entre los 25 y los 29 años, la tasa de empleo española se sitúa en el 58,1 %, sólo por encima de Italia y muy por debajo de la media de la OCDE (73,7 %).

 

Ya en el mercado laboral, el 64,7 % de los jóvenes españoles entre 16 y 29 años tiene un contrato temporal, tasa que solo superar Polonia y que es 26 puntos superior a la media (38,4 %).

 

El análisis de los “ninis” en España muestra no obstante el interés por encontrar un empleo: Sólo el 24,7% de los jóvenes que ni estudian ni trabajan está “inactivo”, es decir, no busca trabajo, la tasa más baja de los países analizados y muy por debajo de la media de la OCDE (55,8 %).

 

La condición de “nini” constituye no sólo una “desgracia personal” para los afectados, sino una “inversión desperdiciada”, porque las habilidades adquiridas durante su educación no se están aplicando de forma productiva y suponen una “potencial carga” para sus países, subraya la OCDE.

 

Una de las razones de este “desaprovechamiento de potencial humano” es que “demasiados jóvenes concluyen su educación sin haber adquirido las habilidades necesarias e incluso aquellos que sí lo han hecho se encuentran con dificultades para utilizarlas de forma productiva, precisó Gurría.

 

“Las habilidades tienen una relación mucho más directa con la productividad y la competitividad que la educación formal”, señaló.

 

Antes se quería resolver todo a través de la educación, pero hoy en día se sabe que esta cuestión es más compleja y que la adquisición de habilidades incluye “educación, innovación, formación profesional y capacitación en el medio laboral”.

 

A pesar de los negativos datos de España, Gurría se mostró optimista al recordar que el año pasado fue capaz de generar casi medio millón de empleos y que en 2015 se espera que pueda generar entre 600.000 y 700.000 puestos de trabajo, agregó.

 

En este sentido, destacó las iniciativas derivadas de la reforma laboral de 2012, “que hacen que para las empresas resulte más fácil y más barato contratar a gente joven y formarla”.

 

Respecto a la formación profesional dual, que combina teoría y prácticas en empresas, Gurría advirtió de que se trata de un sistema único en Alemania y los países nórdicos que “no puede ser mecánicamente copiado” y que no necesariamente tendrá el mismo grado de éxito o impacto en el mercado laboral español.

 

La idea es aplicar este sistema al contexto español, “pero con la flexibilidad que ofrece la nueva reforma” laboral española; esa norma, en opinión de Gurría, constituye la diferencia esencial entre la España de hoy y la de hace cinco o diez años.

 

Según señaló, que el desempleo se haya reducido del 27 % al 24 % y entre los jóvenes haya caído del 50 % y que la economía, que durante mucho tiempo fue negativa, ahora sea positiva, es signo de que España está yendo por el buen camino.

 

Print Friendly
Me gusta
Me gusta Me encanta Me divierte Me asombra Me entristece Me enfada