La OCDE pide dar prioridad a la innovación y formación en la cumbre de 2016

El secretario general de la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económico, José Ángel Gurría, participa hoy, martes 9 de diciembre de 2014, en la última sesión abierta de trabajo de la XXIV Cumbre Iberoamericana de Jefes de Estado y de Gobierno, en Veracruz (México). Veracruz acoge esta cumbre, la última de carácter anual, ya que a partir de ahora serán bienales y la próxima se celebrará en Colombia en 2016.

El secretario general de la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económico, José Ángel Gurría, participa hoy, martes 9 de diciembre de 2014, en la última sesión abierta de trabajo de la XXIV Cumbre Iberoamericana de Jefes de Estado y de Gobierno, en Veracruz (México). Veracruz acoge esta cumbre, la última de carácter anual, ya que a partir de ahora serán bienales y la próxima se celebrará en Colombia en 2016.

La OCDE pidió hoy a Colombia que en la XXV Cumbre Iberoamericana que ese país acogerá en 2016 se dé prioridad a temas como la educación, la mejora de las competencias de los trabajadores y la innovación, ya que son las claves para que Latinoamérica supere la desaceleración y siga creciendo.

Esas recomendaciones están reflejadas en el informe “Perspectivas Económicas de América Latina 2015″, elaborado por el Centro de Desarrollo de la Organización de Cooperación y Desarrollo Económico (OCDE), el Banco de Desarrollo de América Latina – CAF y la Comisión Económica para América Latina y el Caribe (CEPAL), y que fue presentado este martes en el marco de la XXIV Cumbre Iberoamericana.

El documento, en cuya presentación estuvieron presentes los presidentes de Colombia, Juan Manuel Santos, y Chile, Michelle Bachelet, recuerda que el crecimiento económico de la región previsto para 2015 será el más modesto del último lustro y no mayor al 2,5 %, lo que marca el fin de una década de bonanza.

Para superar este ciclo e impulsar el crecimiento potencial, la OCDE considera necesarias reformas estructurales que permitan reducir la desigualdad y que estén centradas en fortalecer la educación, las competencias del capital humano y la innovación.

“El contexto político, tras la celebración de 14 elecciones presidenciales entre 2012 y 2014 en América Latina, ha abierto una ventana de oportunidad indiscutible y su aprovechamiento condicionará el bienestar de la región, sobre todo en el largo plazo”, sostiene el informe.

La primera de sus recomendaciones para mejorar las competencias laborales de los trabajadores latinoamericanos es impulsar acciones tanto dentro de la educación general como a través de un sistema de formación técnica y profesional.

En segundo lugar, el documento indica que la educación “debe ser percibida no solo como un motor del crecimiento económico, sino también de inclusión social y reducción de la desigualdad”, por lo que pide a los países de la región “una mayor y mejor inversión” en este área.

Por último, el informe subraya que los esfuerzos en la mejora de la educación y de las competencias laborales “deben complementarse con avances en el área de la innovación”.

Esos tres ejes son, según el secretario general de la OCDE, Ángel Gurría, “un triángulo crucial para el crecimiento incluyente y sostenible”.

También destacó que Latinoamérica sigue siendo la región más desigual del planeta, con un tercio de su población viviendo en la pobreza y el 40 % de la misma insatisfecha con el funcionamiento de la democracia.

En educación, “los desafíos siguen siendo enormes”, y en materia de capital humano, las empresas latinoamericanas tienen tres veces más problemas para cubrir sus necesidades de personal cualificado, indicó el responsable de la OCDE.

La secretaria ejecutiva de la CEPAL, Alicia Bárcena, defendió que “las sociedades más innovadoras son también las más igualitarias”, por lo que para avanzar en innovación es imprescindible realizar cambios sociales y productivos.

América Latina, a su juicio, no aprovechó lo suficiente el periodo de bonanza, por lo que ahora es necesario “apuntalar la inversión” en educación, innovación, ciencia y tecnología para garantizar que la región siga avanzando.

“Se necesita generar confianza y cambiar la cultura de los privilegios por la de la igualdad”, concluyó Bárcena.

Print Friendly, PDF & Email
Me gusta
Me gusta Me encanta Me divierte Me asombra Me entristece Me enfada