Actuales accionistas buscan mantener el 20% del capital en Nueva Pescanova para evitar “desmembramiento”

Carteles de Pescanova en Chapela, cerca de Vigo.

Carteles de Pescanova en Chapela, cerca de Vigo.

El consejo de Pescanova ha trasladado a la banca acreedora una propuesta de acuerdo para que los actuales accionistas mantengan el 20% del capital en Nueva Pescanova y evitar así la deslocalización o “desmembramiento” del grupo.

 

La propuesta, presentada a los bancos que integran el denominado G7 el pasado lunes y que aún no ha tenido contestación, contempla que Pescanova pase del 5% de capital inicialmente previsto a un 20%,quedando sin efecto el tramo de ampliación de capital reservado a accionistas por 7,32 millones de euros, hasta el 15%.

 

Asimismo, dado que los acreedores, que mantendrán el control con un 80% del capital, “no tienen vocación de permanencia” en Nueva Pescanova, se solicita que Pescanova conserve “a largo plazo” el derecho de adquisición preferente de cualquier participación que los bancos vendan a terceros.

 

“El consejo de Pescanova, en busca de la necesaria estabilidad accionarial del grupo, tiene intención de mantener y atraer progresivamente a Pescanova a accionistas estables, algunos cercanos al territorio, y de dar liquidez mediante ampliaciones de capital”, reza también la propuesta de acuerdo de la pesquera, que ha celebrado este viernes junta general de accionistas.

 

Así se pretende que el reparto de capital de Nueva Pescanova “refleje un peso más equitativo” para los casi 9.000 accionistas de la empresa. Además, se recuerda que, hasta 2015, Pescanova habrá generado un Ebitda positivo de más de 140 millones lo que, junto con el apoyo y confianza de los accionistas, justificaría la aprobación de este acuerdo.

 

El portavoz del Consejo, Fernando Herce, ha apuntado en la junta de accionistas celebrada este viernes en la sede de la pesquera en Chapela (Pontevedra), la necesidad de implementar este sistema para que los actuales accionistas de la compañía, que lleva más de dos años sin cotizar, puedan invertir en la futura Nueva Pescanova, y evitar así “el desmembramiento o deslocalización del Grupo, o la toma de control por parte de un competidor”.

 

“VÍCTIMAS” DE UN “PASADO OSCURO”

 

A ese respecto, según ha explicado el portavoz del Consejo, hay que buscar un “equilibrio razonable” entre los intereses de los acreedores y los de los accionistas y trabajadores. Ambas partes, además, coinciden en que la liquidación de la empresa sería “una enorme injusticia”.

 

El Consejo ha recordado que los casi 9.000 accionistas de la firma “han sido tan víctimas del pasado oscuro de Pescanova como los acreedores concursales”. “Ni los unos ni los otros hubieran arriesgado sus patrimonios en Pescanova si hubieran podido intuir la realidad que se les ocultaba hasta el 2013″, ha apuntado Fernando Herce.

 

Por otra parte, el Consejo de Pescanova, “en busca de la necesaria estabilidad accionarial del grupo, tiene intención de mantener y atraer progresivamente a Pescanova a accionistas estables, algunos cercanos al territorio, y de dar liquidez mediante ampliaciones de capital”, según reza la propuesta de acuerdo.

 

Para llevar a cabo este objetivo, Pescanova confía en que la CNMV autorice, tras la celebración de la junta extraordinaria de septiembre (en la que se espera aprobar la configuración de Nueva Pescanova, las operaciones de fusión y segregación, y la ampliación de capital), la reanudación de la cotización en el mercado continuo.

 

HOJA DE RUTA

 

El Consejo ha informado este viernes a los accionistas de los “hitos” conseguidos a lo largo de los últimos meses, entre ellos la reciente aprobación de los convenios de las filiales españolas, y ha recordado la importancia de la junta extraordinaria que se celebrará en septiembre, en la que se espera aprobar las operaciones de fusión y segregación para configurar Nueva Pescanova, así como la ampliación de capital, por algo menos de 50 millones de euros.

 

Fernando Herce ha insistido en subrayar que, de esa aprobación dependerá el futuro de la compañía porque, en caso de que no saliera adelante, el grupo se vería abocado a la entrada en liquidación, si los acreedores así lo solicitasen al juez.

 

Una vez superado el trámite de esa junta extraordinaria, en noviembre de 2015 se prevé que se formalice la toma de control por parte de la nueva estructura accionarial, cuya mayoría aplastante ostentarán los acreedores concursales.

 

JUNTA ORDINARIA

 

En la junta ordinaria de este viernes, los accionistas han aprobado los resultados de 2014 (la pesquera cerró con un beneficio neto atribuido de 1.654 millones), la modificación de los Estatutos Sociales y el informe anual sobre remuneración de los consejeros.

 

Con respecto a esta última cuestión, se ha informado de que las retribuciones de los miembros del consejo, han pasado de un total de 1,6 millones de euros en 2010 a 304.000 euros en el pasado ejercicio, y se propone para los próximos años un tope de 360.000 euros (a repartir entre todos los consejeros).

 

En esa línea de ahorro de costes y racionalización de la estructura de la firma, para acabar con los “solapamientos y duplicidades”, el Consejo también ha confirmado la buena acogida del Plan Meta 100 para ahorrar “decenas de millones” en gestión. “Hasta la fecha se han detectado nichos de ahorro alcanzables a lo largo de 2016 por importe de entre 25 y 35 millones de euros”, ha señalado Herce.

 

Print Friendly, PDF & Email
Me gusta
Me gusta Me encanta Me divierte Me asombra Me entristece Me enfada