La carrera para lograr un acuerdo contra el cambio climático sigue en Bonn

 El sol sale por detrás de chimeneas de una central de energía térmica, en 2012 en Sofía.

El sol sale por detrás de chimeneas de una central de energía térmica, en 2012 en Sofía.

 

La carrera para conseguir un acuerdo mundial contra el cambio climático vive una nueva etapa a partir de este lunes en Bonn (Alemania), donde se celebran nuevas negociaciones intermedias, a menos de 200 días de la gran conferencia de París.

 

Christiana Figueres, la responsable del clima de la ONU, Laurent Fabius, el ministro francés de Exteriores, y Manuel Pulgar-Vidal, el ministro de Medio Ambiente de Perú, que presidió la conferencia de Lima, inauguraron la cumbre, que durará hasta el 11 de junio. Las delegaciones de los 195 países presentes intentarán mejorar un documento de 80 páginas elaborado en febrero en Ginebra, que contiene numerosas redundancias y contradicciones.

 

“Si se conservan las partes más ambiciosas, tendremos un acuerdo para promover una transformación global hacia un futuro verde (…) y sostenible”, declaró en un comunicado Mattias Södeberg, responsable en Bonn de la delegación de ACT, una coalición que reúne iglesias y organizaciones de 140 países. “Un acuerdo de este tipo salvaría vidas, limitaría los riesgos de conflictos y apoyaría el crecimiento y un desarrollo sostenible”, añadió.

 

Sin embargo, el camino para alcanzar un consenso sobre las normas que regirán la lucha contra el calentamiento a partir de 2020 “aún es largo”, aseguró el sábado el economista británico Nicholas Stern, que defiende una reorientación masiva de las inversiones hacia tecnologías e infraestructuras que emiten poco CO2, el principal gas de efecto invernadero. “El objetivo es alcanzar un preacuerdo en octubre […] La COP21 [cumbre de París] permitiría luego dar los últimos retoques y tratar los puntos pendientes, pero sobre la base de un texto sólido y claro para todos”, declaró Fabius en la apertura de la sesión de negociaciones.

mapa

Promesas presentadas por algunos países para reducir las emisiones de carbono.

Algunas cuestiones complejas están en el centro de las negociaciones: ¿Qué objetivo de reducción de gases de efecto invernadero hay que imponer para limitar la subida de temperatura a 2ºC? ¿Cómo pedir esfuerzos a todos los países teniendo en cuenta las crecientes necesidades energéticas de los países emergentes?

 

Objetivos nacionales

 

Mientras los países revelan poco a poco sus objetivos nacionales de reducción de gases de efecto invernadero para 2025 o 2030, las conversaciones también abordarán la manera de comprobar su puesta en marcha y la posibilidad de modificar los compromisos en el futuro, a medida que cambien las tecnologías y sus costes.

 

De momento, 37 países, incluidos la Unión Europea, Estados Unidos, Rusia, Canadá y México, anunciaron su “contribución nacional” a la reducción de emisiones de gases de efecto invernadero.

 

China, el mayor contaminante mundial, debería comunicar sus proyectos próximamente, al igual que Australia, Brasil y Japón.

 

“Las negociaciones de la ONU son totalmente inadaptadas a la urgencia climática. En privado todo el mundo lo dice, todo el mundo es consciente de ello, pero la complejidad del proceso es tal que continúa como si no pasara nada”, lamentó la ministra francesa de Ecología, Ségolène Royal, este lunes en una entrevista al diario Le Monde.

 

“No seguimos la trayectoria” necesaria para limitar el alza de temperaturas a 2ºC, reconoció por su parte Laurence Tubiana, la negociadora francesa, que añadió que es necesario recalcar el aspecto no punitivo de la evaluación y “la forma en que se puede combinar crecimiento y objetivos climáticos”.

 

Según el Grupo Intergubernamental de Expertos sobre el Cambio Climático (IPCC), urge abandonar las energías fósiles, especialmente el carbón, e invertir mucho en la eficiencia energética para separar el crecimiento económico de las emisiones de gases de efecto invernadero.

 

Seis compañías petroleras y gasísticas -BG, BP, Eni, Royal Dutch Shell, Statoil y Total- hicieron este lunes un llamamiento a todos los Estados para que adopten un enfoque “práctico y realista” de la tarificación de las emisiones de carbono para que sea más homogénea entre los países.

 

Esa tarificación es una forma de luchar contra el cambio climático basada en el principio de que quien contamina paga.

 

El tema de las ayudas públicas para reducir los gases de efecto invernadero y adaptarse a los impactos del calentamiento sigue siendo espinoso, ya que los países del sur, sobre todo los más pobres y las islas pequeñas, exigen compromisos claros del norte.

 

El G7 previsto los días 7 y 8 de junio en Alemania abordará también esa cuestión.

 

Print Friendly, PDF & Email
Me gusta
Me gusta Me encanta Me divierte Me asombra Me entristece Me enfada

Etiquetas: