Renfe recorta un 28% su pérdida y dispara un 61% su Ebitda hasta abril

Renfe registró una pérdida neta de 69,9 millones de euros al cierre de los cuatro primeros meses del año, con lo que recortó en un 28,7% los ‘números rojos’ contabilizados un año antes, gracias al aumento de los ingresos, la contención de los gastos y la reducción de los costes financieros.

 

El beneficio bruto de explotación (Ebitda) de la operadora pública se disparó un 61,1% entre los pasados meses de enero y abril, hasta sumar 57 millones de euros.

 

Por su parte, los ingresos de la compañía crecieron un 3%, impulsados por el incremento del 5,2% que se anotaron los del AVE y la Larga Distancia, que generaron 398 millones de euros.

 

Además, Renfe logró contener (+0,7%) sus gastos generales, al concluir las dotaciones para atender al ERE voluntario y universal aplicado en 2014. Ello compensó parte del aumento del canon que paga a Adif y de la aportación de la empresa al proyecto del AVE a La Meca, según datos de la compañía.

 

En los cuatro primeros meses la operadora pagó 210,63 millones de euros a Adif por el uso de las vías de tren, las estaciones y otras infraestructuras ferroviarias. Este importe es un 1,6% superior al del pasado año y equivale a casi la cuarta parte (el 23%) de los gastos totales de la empresa.

 

Además, Renfe destinó 14,9 millones de euros al proyecto del denominado ‘AVE del Desierto’, el triple que el año anterior.

 

En el capítulo financiero, al cierre del pasado mes de abril, la compañía soportaba un endeudamiento neto de 4.756 millones de euros, que arroja una reducción del 1% en comparación a la conclusión del 2014.

 

TODOS LOS NEGOCIOS RECORTAN PÉRDIDAS

 

Por áreas de negocio, las cuatro sociedades filiales en las que actualmente se estructura Renfe lograron disminuir sus pérdidas y mejorar su Ebitda en el primer cuatrimestre del año.

 

Así, Renfe Viajeros redujo un 29,7% sus ‘números rojos’, hasta los 45,4 millones de euros y elevó un 24,4% su beneficio bruto, que se situó en 56,2 millones. Además de los casi 400 millones facturados por el transporte de viajeros en AVE y Larga Distancia, la compañía ingresó otros 233,7 millones por los servicios públicos (Cercanías y Regionales).

 

Renfe Mercancías ingresó 83,1 millones de euros, un 1,1% menos, pero logró recortar un 8% sus gastos, con lo que sus pérdidas descendieron un 33%, hasta 15 millones.

 

De su lado, la rama industrial Renfe Fabricación y Mantenimiento, contrajo un 20% su pérdida en el periodo, hasta 7,52 millones, tras duplicar sus ingresos, mientras la nueva filial de alquiler de trenes facturó 5,5 millones de euros.

 

Estos resultados están en línea con el objetivo de la compañía ferroviaria de superar los ‘números rojos’ para equilibrar sus cuentas y empezar a generar beneficios en el horizonte de 2016. Con este fin, la operadora ha puesto en marcha un plan, denominado ‘+Renfe’, que incluye un amplio conjunto de medidas orientadas al aumento de la rentabilidad de la empresa y la mejora de la calidad del servicio.

 

Print Friendly
Me gusta
Me gusta Me encanta Me divierte Me asombra Me entristece Me enfada