Se cumplió la ‘sagrada’ tradición limiana y la ‘vaca das cordas’ se paseó por sus calles

OLYMPUS DIGITAL CAMERASe cumplió la tradición como mandan los cánones desde 1646. La ‘vaca das cordas’ que es en realidad un toro de media tonelada dio tres vueltas a la Iglesia Matriz de Ponte de Lima, siendo bautizado con vino tinto en la primera vuelta. El primer templo fue pagano y su diosa tenía forma de vaca. Como siempre, esta tradición se celebra antes de la fiesta del Corpus Cristi. Muchos jóvenes le acompañaron en el recorrido y más todavía le esperaban en el arenal, en a la orilla del Lima. Ahí hubo varias cogidas porque las cuerdas no son suficientes para dominar al morlaco.

 

Los limianos y otros portugueses disfrutan de lo lindo. Un joven de Ponte de Lima decía que venía porque era una tradición. Un matrimonio de Viana que era la primera vez que veían la “vaca das cordas” aseguraban que a los portugueses le gusta correr riesgo porque son un poco ‘malucos’, esto es, locos.

 

El puente romano estaba atestado de gente a ambos lados. También la mitad de la zona de la orilla del río donde se aparca. Y en la arena los más audaces seguían las evoluciones del toro.

 

Tras el descanso nocturno, la “vaca das cordas” vuelve mañana al otro lado del lima. Luego se la matará y se venderá su carne. Y en la noche de mañana, limianos y forasteros podrán degustar la carne asada hecha en unas grandes parrillas al efecto.

 

Se ha cumplido la tradición, el rito… el dios pagano representado por el morlaco ha sido destronado y sustituido. Ponte de Lima empezará a soñar con otra ‘Vaca das cordas’ 2016.

 


 

 

 

 

Print Friendly, PDF & Email
Me gusta
Me gusta Me encanta Me divierte Me asombra Me entristece Me enfada