Los ‘tesoros’ de un mini museo del Prado en Cádiz

cadiz2

Varias personas visitan la exposición que, bajo el título “Los objetos hablan”, ofrece una mirada transversal por las colecciones de una de las pinacotecas más importantes del mundo, y que se muestra en La Casa de Iberoamérica de Cádiz.

La Casa de Iberoamérica de Cádiz se convierte, hasta el próximo mes de septiembre, en “un pequeño Museo del Prado” con una exposición que, bajo el título “Los objetos hablan”, ofrece una mirada transversal por las colecciones de una de las pinacotecas más importantes del mundo.

 

Cincuenta y dos pinturas y ocho piezas de artes decorativas del Museo del Prado han viajado a Cádiz para esta exposición que reúne obras de las principales escuelas de entre los siglos XVI y XIX e incluye lienzos de autores como Velázquez, Rubens o Ribera.

 

El presidente del Real Patronato del Museo Nacional del Prado, José Pedro Pérez Llorca, ha explicado hoy en la presentación que esta colección forma parte de ese Prado “itinerante” que viaja por el mundo como “una pieza importante de la diplomacia española” para “irradiar” la importancia de la cultura española y de una pinacoteca que permite a España jugar “en la Champions League” del arte.

cadiz1

 

A Cádiz llega después de haber pasado por ciudades como Lleida, Girona, Tarragona y Zaragoza, donde ha recibido más de 150.000 visitas, y con cuatro piezas especialmente pensadas para este nuevo escenario: “El cardenal”, de Goya, “Álvarez Sotomayor”, de Esteve, “La Inmaculda Concepción”, de Murillo y “Vanitas” de Piero Negri.

 

Todas las obras de la muestra “Los objetos hablan” proceden del Museo del Prado, de su colección permanente, de sus depósitos temporales en otras instituciones culturales o de los almacenes de la pinacoteca nacional.

 

Es “un pequeño Prado” que ofrece un recorrido transversal, una panorámica del arte bajo un peculiar prisma, mostrar como “los objetos son depositarios de nuestra memoria”, según explicaba hoy el comisario de la exposición, Fernando Pérez Suescum.

 

Desde una medalla de Felipe II de 1559, la pieza más antigua, a una mujer en la playa pintada por Cecilio Pla en la segunda década del siglo XIX, la más reciente, la exposición desvela en diversas secciones como los objetos reflejan los valores y circunstancias de una sociedad, se convierten en símbolos y esconden mensajes, desde los sugerentes abanicos a los utensilios cotidianos.

 

La inauguración hoy de la exposición, que llega a Cádiz con el apoyo de la Fundación Cajasol y de la Obra Social La Caixa, es también simbólica para la alcaldesa en funciones de la ciudad, la popular Teófila Martínez, que ha perdido la mayoría absoluta con la que ha gobernado veinte años la ciudad y aún está en el aire si, en el caso de que el PSOE pactara con Por Cádiz sí se puede, podría dejar el cargo el próximo sábado.

cadiz3

 

Por eso no ha querido dejar pasar la ocasión para apuntar que esta exposición pone el “broche” a un periodo legislativo municipal en el que, según ha explicado, no se ha dejado de lado la inversión en una programación cultural “para todos los gustos” y en la puesta en valor del patrimonio de la ciudad, como la rehabilitación de la Casa de Iberoamérica que ahora alberga esta muestra, un “gran hito” para la ciudad.

 

“Una sociedad crece con personas que valoran lo que otros hacen”, ha apuntado la alcaldesa en funciones, después de señalar que “algunos “incrédulos” podrán comprobar ahora, con eventos como esta exposición, como la rehabilitación de espacios que ha emprendido en estas legislaturas tenía “un objetivo”, que pudieran “albergar cualquier exposición” y hacer que Cádiz, por unos meses, pueda ahora tener temporalmente “un pequeño Museo del Prado”.

 

Print Friendly
Me gusta
Me gusta Me encanta Me divierte Me asombra Me entristece Me enfada