El Eurogrupo se prepara para elegir presidente: De Guindos o Dijsselbloem

La eurozona se prepara para elegir al próximo presidente del Eurogrupo, y los dos “contrincantes”, el español Luis De Guindos y el holandés Jeroen Dijsselbloem ya se encuentran en campaña de cara a un proceso que se abordará previsiblemente el jueves en la reunión de este foro en Luxemburgo.

 

Tanto el titular de Finanzas de Holanda y actual presidente del Eurogrupo, como el de Economía de España han anunciado ya su candidatura, uno para revalidar su mandato tras dos años y medio en el puesto y el otro para quitárselo y dar más peso a su país en las instituciones comunitarias más relevantes.

 

Para ello ya han comenzado a hacer campaña, con viajes a varias capitales de la eurozona a fin de recabar apoyos.

 

De Guindos se ha visto entre otros con sus homólogos en Riga, París, Berlín, Bratislava y Helsinki, capital esta última donde incluso coincidió con Dijsselbloem, quien dijo no temer a su rival español, porque es un “un demócrata” y el procedimiento de elección es “muy claro”.

 

Hay precisamente una parte clave en ese procedimiento que aún no está clara: la fecha en la que se votará las candidaturas.

 

En la carta enviada el pasado día 5 a los países de la eurozona por el Grupo de Trabajo del Euro -que prepara las reuniones de los ministros- no se incluye ninguna fecha.

 

No obstante, de momento todas las miradas están puestas en la reunión del próximo jueves en Luxemburgo.

 

Fuentes comunitarias han indicado que la agenda de esa reunión se dará la próxima semana después de la habitual cita del Grupo de Trabajo del Euro, encabezado por el austríaco Thomas Wieser y que por tanto queda por ver si se discutirá o se votará el día 18 sobre esta cuestión.

 

El mandato de Dijsselbloem no vence hasta el próximo 21 de julio, y después del Eurogrupo de Luxemburgo se celebran una cumbre de los jefes de Estado y de Gobierno los días 25 y 26 de junio y otra reunión de los ministro de Economía y Finanzas el 13 de julio.

 

En cualquier caso, antes de estas fechas De Guindos formalizará hasta el próximo martes su candidatura con el envío a Bruselas de una carta de motivación y su currículum vitae.

 

Después deberá, al igual que el actual presidente del Eurogrupo, confirmar en persona ante sus homólogos de la eurozona su intención de presentarse y exponerles sus prioridades para los próximos dos años y medio.

 

El procedimiento es tal que, de no haber una mayoría clara entre los ministros a favor de un candidato u otro, tendrán que votar. El presidente tendrá que ser elegido por mayoría simple.

 

De momento parece imposible augurar qué países votarán a favor de uno u otro candidato.

 

España asegura que tiene apoyos para hacerse con las riendas del Eurogrupo, si bien no los revela, y considera que su mejor carta de presentación es haber dado un vuelco a la economía del país para salir de la crisis, algo que, cree, debe ser reconocido.

 

Además España ha perdido peso en las principales instituciones europeas y de la eurozona, dado que ya no tiene una vicepresidencia en la Comisión, ni tampoco está en el comité ejecutivo del Banco Central Europeo (BCE).

 

Dijsselbloem cuenta a su favor que, en general, los países están satisfechos con su trabajo al frente del Eurogrupo y consideran que hace una buena labor en las negociaciones con Grecia, pese a la intervención directa de los líderes de Alemania y de Francia y de la Comisión Europea en las últimas semanas.

 

España cuenta, a priori, con el apoyo de Alemania, pero también Holanda recalca que tiene buenas relaciones con ese país y aspira a recabar el respaldo de Francia y de Italia.

 

El ministro francés de Finanzas, Michel Sapin, no quiso decantarse el jueves ni por la candidatura holandesa ni por la española y se limitó a constatar que por el momento no hay consenso en torno a ninguna de ellas, que es lo que busca.

 

Finlandia tampoco ha revelado a quién votara.

 

Los países más pequeños de la familia de los 19 países de la zona del euro serán probablemente los que decanten la balanza a favor de uno u otro.

 

Hasta entonces, España seguirá trabajando para que el puesta sea para De Guindos.

 

Print Friendly, PDF & Email
Me gusta
Me gusta Me encanta Me divierte Me asombra Me entristece Me enfada