La morosidad en el impago de la vivienda crece un 12% en 2014, a pesar de que caen los desahucios

La morosidad en el impago de vivienda ha crecido un 12% en 2014 respecto al ejercicio precedente, pese al descenso en el número de desahucios, según el estudio publicado por el Fichero de Inquilinos Morosos (FIM) sobre la morosidad en los arrendamientos urbanos.

 

La tendencia alcista de las deudas y los impagos de los inquilinos ha hecho que los desahucios por alquiler supere el número de ejecuciones hipotecarias.

 

No obstante, y a pesar de que según los datos del Consejo General del Poder Judicial más del 52% de los desahucios se producen sobre viviendas arrendadas, los desahucios en alquiler también han disminuido en 2014, con un descenso del 5,5% respecto al año 2013.

 

De esta manera, aunque los datos del FIM reflejan un aumento de los impagos en alquiler, no todos acaban en desalojo, han explicado desde la organización.

 

La existencia de alquileres no declarados, la dificultad, tedio y altos costes del proceso de desahucio y la picaresca de morosos profesionales evitan que muchos de los impagos producidos lleguen a término en los juzgados, han manifestado expertos del FIM.

 

Asimismo, desde el FIM han asegurado que ante el aumento de la morosidad, los propietarios siguen expuestos a tener que enfrentarse a procesos de desahucios ya que no existen medidas legales pertinentes para prevenir este tipo de situaciones.

 

Print Friendly
Me gusta
Me gusta Me encanta Me divierte Me asombra Me entristece Me enfada