Oncólogos analizan el potencial de tratamientos de mantenimiento hasta la progresión en cáncer colorrectal metastásico

Oncólogos españoles han afirmado en la I Jornada Científica en temas de actualidad en Cáncer Digestivo, dedicada en esta ocasión al Mantenimiento en Cáncer Colorrectal Metastásico, que es preciso identificar diferentes estrategias de tratamiento mantenido hasta la progresión en cáncer colorrectal metastásico, adaptados según el perfil de cada paciente.

 

En este encuentro, que ha estado coordinado por doctores Manuel Benavides y Enrique Aranda, y que ha contado con la colaboración de Roche y el aval del grupo del grupo Español de Tratamiento de Tumores Digestivos (TTD) y las Sociedades Española y Andaluza de Oncología Médica, también se ha puesto de manifiesto que el objetivo es maximizar la supervivencia de los pacientes en los tumores en fase avanzada, entre ellos el cáncer colorrectal.

 

Por ello, tras un tratamiento inicial que los expertos denominan de inducción y que busca estabilizar la enfermedad, en ocasiones se puede aplicar una terapia de mantenimiento, menos tóxica que la quimioterapia, hasta que la enfermedad vuelva a progresar. De hecho, los dos coordinadores de la jornada han coincidido en la necesidad de revisar los nuevos datos sobre estrategias de mantenimiento.

 

Estas no siempre se pueden aplicar a todos los pacientes y pueden clasificarse del siguiente modo: de mantenimiento parcial en la que tras un tratamiento de inducción los pacientes siguen con el tratamiento menos tóxico de los usados en la inducción; de mantenimiento completo, también conocida como de ‘vacaciones de quimioterapia’, con la cual los pacientes quedan en observación sin recibir fármaco alguno; y una tercera opción que consiste en aplicar terapias de mantenimiento de forma intermitente tras el tratamiento inicial.

 

“La calidad de vida será siempre mayor cuanto más prolongados sean los intervalos en los que estos pacientes se pueden permitir reducir la medicación recibida. Otras estrategias van más lejos y contemplan las ‘vacaciones de quimioterapia’ liberando al paciente de cualquier fármaco hasta que la enfermedad vuelva a progresar. Lo que estamos estudiando es en qué casos se puede aligerar el tratamiento y en qué otros se puede retirar de forma completa”, ha afirmado el jefe de Sección de Oncología Médica del Hospital Universitario Regional y Virgen de la Victoria de Málag, el doctor Benavides.

 

Por su parte, el jefe de Servicio de Oncología del Hospital Reina Sofía de Córdoba y presidente del TTD, el doctor Enrique Aranda, ha querido aclarar que estas opciones requieren que los pacientes presenten una enfermedad indolente.

 

Por otro lado, cabe destacar que a mediados de la década pasada irrumpieron terapias biológicas que actúan de forma distinta a como lo hace la quimioterapia y que, combinadas con ésta, resultan más eficaces. “En los últimos años hemos ido incorporando un número importante de fármacos biológicos y hemos aprendido que haciendo un uso secuencial de ellos podemos conseguir supervivencias cercanas a los tres años”, ha comentado el doctor Benavides.

 

Por último, el experto también ha afirmado que se han investigado tanto las posibilidades de prescindir de algún quimioterápico y dejar otro en mantenimiento, como hacer dicho mantenimiento pero solo con el biológico.

 

Print Friendly
Me gusta
Me gusta Me encanta Me divierte Me asombra Me entristece Me enfada