El Ibex-35 cae a mínimo de cuatro meses por ruptura de negociación griega

El Ibex-35 cayó el lunes a mínimos de casi cuatro meses lastrado por el temor a una suspensión de pagos en Grecia e incluso a su eventual salida de la zona euro, después de la ruptura de las negociaciones entre el Gobierno heleno y sus acreedores durante el fin de semana.

 

“Hoy las bolsas han caído con fuerza, mostrando una clara frustración tras un nuevo fracaso en la reunión que mantuvieron ayer los representantes griegos y los de las instituciones acreedoras, y que fue más breve de lo habitual, confirmando el claro bloqueo de las posturas”, dijo Daniel Pingarrón, estratega de mercado de IG.

 

Grecia se quedará sin efectivo a finales de junio si no se asegura un acuerdo con los acreedores que libere más fondos a cambio de una serie de reformas económicas, por lo que la UE se preparaba el lunes para un “estado de emergencia” a la espera de que el próximo Eurogrupo del jueves pueda cosechar un difícil avance en las conversaciones.

 

Ambas partes se culparon mutuamente del fracaso, mientras los activos griegos se deterioraban el lunes y los líderes políticos de Europa pedían que se retomen urgentemente las conversaciones. Banqueros dijeron que la salida de depósitos en los bancos griegos el lunes fue de 400 millones de euros.

 

El presidente del BCE, Mario Draghi, calificó de “dramático” la situación de Grecia, instó a un pronto acuerdo y dijo que el BCE seguiría aprobando financiación de emergencia para los bancos griegos mientras dispongan de dinero suficiente y garantías para su funcionamiento.

 

Las tensiones se trasladaron con fuerza al mercado de renta fija, en una semana en la que el Tesoro tiene previsto vender entre 6.000 y 8.000 millones de euros en deuda.

 

El diferencial entre el rendimiento de la deuda española a 10 años frente al equivalente alemán- se situaba en los 157 puntos básicos (pb), 16 pb por encima del cierre bursátil del viernes.

 

En este contexto, el Ibex-35 bajó 188,4 puntos o un 1,71 por ciento, a 10.842,1 puntos, un mínimo desde mediados de febrero, mientras que el índice paneuropeo FTSEurofirst 300 se dejó un 1,45 por ciento.

 

Algunos bancos estuvieron entre los más penalizados en un selectivo prácticamente teñido de rojo. Las acciones de Popular y Sabadell cayeron un 3,364 y un 2,587 por ciento, respectivamente.

 

Los dos grandes del sector, Santander y BBVA, que representan una cuarta parte del índice, bajaron un 1,927 y un 2,176 por ciento.

 

El presidente de BBVA, Francisco González, advirtió el lunes contra prácticas comerciales a pérdidas en la banca española y exigió una profunda transformación tecnológica del sector para competir con los nuevos actores en el negocio financiero.

 

El sector bancario también pudo verse más presionado por la información publicada por el diario Cinco Días sobre una posible reclamación de más capital por parte del BCE ante la presión por los créditos fiscales, conocidos como DTA por sus siglas en inglés.

 

Entre otros grandes valores, las acciones de Repsol bajaron un 1,599 por ciento. La petrolera vio recortado su precio objetivo y recomendación por Nomura. Adicionalmente, la compañía dijo que emitirá un máximo de 40,43 millones de acciones en el marco de la retribución flexible a sus accionistas, que permite optar entre un pago en efectivo o en acciones de nueva emisión.

 

Entre otros blue chips del selectivo, Telefónica e Iberdrola se dejaron respectivamente un 1,428 y un 1,989 por ciento.

 

Entre las constructoras, OHL cayó un 1,829 por ciento, más que el selectivo, tras conocerse que las acciones de Abertis bajaron el lunes de 15,105 euros, el nivel que activaría nuevas garantías de OHL en un préstamo avalado con la participación de ésta en la concesionaria. Las acciones de Abertis cerraron con un descenso del 0,953 por ciento a 14,545 euros.

 

En sentido contrario, las acciones de BME fueron los únicas que subieron en el selectivo, un 0,351 por ciento, tras el castigo de la sesión previa.

 

Print Friendly
Me gusta
Me gusta Me encanta Me divierte Me asombra Me entristece Me enfada