Los expertos apuestan por avanzar en la cronicidad de la esclerosis múltiple y el paciente libre de enfermedad

El pronóstico de la esclerosis múltiple está cambiando ostensiblemente de forma positiva; en algunos casos se consigue la cronificación de la enfermedad y se empiezan a utilizar conceptos como el de “paciente libre de enfermedad”. Estos avances, registrados en los últimos años gracias a un mejor abordaje, son el objetivo marcado por los expertos, según han explicado expertos reunidos este jueves en la V Jornadas de Excelencia en Farmacia Hospitalaria.

 

“El pronóstico de la esclerosis múltiple está cambiando ostensiblemente de forma positiva; no solo en algunos casos estamos cronificando la enfermedad, sino que también empezamos a utilizar conceptos como el de paciente libre de enfermedad”, afirma el director de la Unidad de Neuroinmunología Clínica del Hospital Universitari Vall d’Hebron (Barcelona), el doctor Xavier Montalbán.

 

En el mismo sentido, durante la jornada que organiza la Fundación Salud 2000 en colaboración con la Sociedad Española de Farmacia Hospitalaria (SEFH), y que se lleva a cabo bajo el lema ‘Le damos un giro de 360º a la Esclerosis Múltiple’, el presidente de la SEFH y coordinador principal de esta jornada, el doctor José Luis Poveda, ha manifestado la importancia de apostar por abordajes diferentes de la esclerosis múltiple “para conseguir mejores resultados”.

 

A su juicio, las claves de la mejora en este ámbito se encuentran en “los equipos multidisciplinares y la implicación de los pacientes y las asociaciones, así como en el empleo de las tecnologías de la información y de la comunicación (TIC) y la apuesta por toda innovación que aporte resultados en salud”.

 

En general, los expertos consideran que el manejo de la esclerosis múltiple en España está a un nivel muy alto gracias al esfuerzo de los equipos multidisciplinares, en los que el papel de neurólogos y farmacéuticos es clave, “creados para el seguimiento de esta patología, con unos niveles de efectividad adecuados, en algunos casos incluso mejores que los obtenidos en los ensayos clínicos”, asegura el doctor Miguel Ángel Calleja, vicepresidente de la SEFH y jefe de Servicio de Farmacia del Complejo Hospitalario de Granada.

 

Desde la SEFH se está trabajando en el Mapa estratégico de Atención Farmacéutica al Paciente Externo (MAPEX), un proyecto muy ambicioso para mejorar la atención a los pacientes de diferentes patologías que se atienden en las Unidades de Pacientes Externos de los Hospitales, siendo la esclerosis múltiple una de las enfermedades más importantes que se incluyen en el proyecto.

 

El objetivo, explica Calleja, “es homogeneizar el tipo de atención que se ofrece en los diferentes hospitales, con el objetivo de alcanzar el mayor estándar de seguimiento en un trabajo colaborativo con el resto de profesionales implicados”.

 

RETOS PARA EL FUTURO

 

De cara al trabajo que se debe hacer en los próximos años, Montalbán afirma que es fundamental el diagnóstico precoz, “que actualmente somos capaces de realizar en el 50 por ciento de los pacientes el día de aparición de los síntomas”. En este sentido, uno de los campos más prolijos de investigación se dirige a encontrar el marcador genético que desvele que una persona tiene predisposición para tener esclerosis múltiple. Sin embargo, como reconoce el presidente de la SEFH, “es muy difícil, ya que no se trata de una enfermedad hereditaria”.

 

Los últimos trabajos se están centrando en identificar elementos biológicos, como algunas proteínas en sangre, que puedan constatarse como marcadores seguros de la enfermedad. Y es que “uno de los principales desafíos es encontrar biomarcadores específicos para poder emplear las terapias que mejor se ajustan a cada paciente”, añade Poveda.

 

No obstante, la asignatura pendiente sigue siendo el tratamiento de los pacientes no respondedores a alguno de los fármacos existentes o de aquellos que presentan las formas progresivas de la enfermedad para los que no hay tratamientos adecuados. “Poder frenar la progresión es, sin duda, la gran necesidad médica no cubierta aún en este ámbito”, afirma Poveda.

 

Para ello, los expertos consideran que es preciso incorporar nuevas opciones capaces de reducir la progresión de la enfermedad. Una de esas opciones, en opinión de Poveda, “podría ser el uso de terapias, por ahora experimentales, que actúan sobre las células B, implicadas en aspectos inflamatorios y neurodegenerativos de la esclerosis múltiple”.

 

Según el presidente de la SEFH, “el futuro terapéutico se sustentará en nuevas moléculas, algunas ya en fases avanzadas de investigación, que aborden de modo más incisivo aspectos como la neuroprotección, la remielinización y la regeneración axonal, bases para frenar e incluso curar esta enfermedad”. En cualquier caso, como destaca Poveda, “la evolución de la terapia modificadora del curso de esta enfermedad ha sido impresionante”.

 

Por otro lado, la falta de adherencia a la terapia ha sido un problema adicional en el manejo exitoso de la esclerosis múltiple, también en este ámbito se ha progresado mucho y se han alcanzado mejoras significativas gracias a la incorporación de las TIC. Como subraya el presidente de la SEFH, “una de las claves que permite aumentar el cumplimiento es la utilización de dispositivos electrónicos que facilitan al paciente su autoinyección, su administración correcta y que garantizan su monitorización, reduciendo costes sanitarios y tiempo en consulta, todos ellos factores clave que contribuyen a la sostenibilidad del sistema sanitario en su conjunto”.

 

Print Friendly
Me gusta
Me gusta Me encanta Me divierte Me asombra Me entristece Me enfada