El hombre sometido a renovación y cosmopolitismo en Milán

valen2

Valentino.

La moda para hombres comenzó a presentar este miércoles sus colecciones primavera-verano 2016 en París con aires de renovación y cosmopolitismo para este sector de la industria del vestir que está creciendo más rápido que la moda femenina.

 

De la marca australiana Strateas Carlucci, estrella ascendente en el firmamento de la moda, a los consagrados Valentino y Raf Simons, París abrió además sus pasarelas a los diseñadores belgas Glenn Martens, de Y/Project, y Walter Van Beirendonck.

 

En 2014, la venta de ropa masculina facturó 443.000 millones de dólares en todo el mundo, 4,5% más que el año anterior, mientras que la femenina creció 3,7%, para alcanzar 667.000 millones.

 

“Desde los años 60, la moda masculina poco a poco ha ido comiendo partes del mercado y lo cierto es que hoy, con la gran variedad de opciones que ofrecen las colecciones, el hombre escoge las que quiere”, dijo el dieñador Lucien Pellat Finet, cuya presentación abrió la semana de la moda.

 

“Este año traje una cocina nueva”, comentó el veterano creador francés acerca de su colección, declinada sobre todo en azules. “Hay nuevos ingredientes, con base de camisetas, relajada y fácil”.

 

Regresión infantil y enormes sombreros

 

Probablemente alentados por la pujanza del sector, los diseñadores están osando una moda más transgresiva. En Londres, Burberry puso encaje a los hombres y en Milán Gucci los vistió lisa y llanamente de mujer.

 

En París sorprendieron los diseñadores belgas, especialmente Walter Van Beirendonck, uno de los consagrados “Seis de Amberes” que hicieron famosa la escuela de moda de esa ciudad flamenca.

 

Su colorida colección, deliciosamente regresiva, incluyó estampados con motivos de cómics o infantiles. Lo más sorprendente del desfile, realizado en el escenario del Teatro del Chatelet, fueron los sombreros de ala desmesurada que los más osados usarán para desafiar al agujero de ozono.

 

Verticalidad gótica de Glenn Martens

 

Formado en la misma escuela de Amberes, donde se graduó en 2008 antes de trabajar para Jean Paul Gaultier, Glenn Martens presentó en cambio una colección urbana y más sombría, inspirada en las catedrales góticas de Brujas, su ciudad natal.

 

“La verticalidad es la palabra clave de la colección”, explicó el joven creador tras el desfile que incluyó además modelos para mujeres. Su concepción de la “fluidez de los géneros” masculino y femenino es sin embargo mucho más sobria que los experimentos de Gucci o Burberry. Para Martens, todo ocurre en una suerte de “zona gris” entre los sexos, en la que se puede ser sexy “siempre y cuando se tenga la actitud”.

 

Minimalismo australiano

 

La marca australiana Strateas.Carlucci creada en 2012 permaneció fiel a la estética minimalista e intemporal que la hizo famosa.

 

Para su colección “Myopia”, el talentoso duo de creadores integrado por Peter Strateas y Mario-Luca Carlucci propone un guardarropa elegante y clásico, con materias de alta tecnología y cortes modernos, que dejan una gran libertad de movimiento. En parkas, camperas, túnicas y bermudas, los australianos apuestan a una oposición binaria entre contemporáneo y tradicional, natural y tecnológico.

 

La serenidad de Valentino

 

Con Valentino, el “imperatore” del clasicismo, las siluetas masculinas recuperan cierta serenidad. Los pantalones de mezclilla están particularmente presentes en camperas y pantalones, personalizados a menudo con motivos floreados o animales que evocan una estética japonesa.

 

Camperas y gabanes se declinan en tonos muy masculinos, del negro al kaki, pasando por azules y beiges.

 

Maria Grazia Chiuri y Pierpaolo Piccioli, directores creativos de la marca desde 2008, vuelven a con estampados de camuflaje militar y hombreras, que acentúan el aspecto varonil de los modelos.

Galería: modelos de Valentino.

Print Friendly
Me gusta
Me gusta Me encanta Me divierte Me asombra Me entristece Me enfada