La CE insta a España a eliminar barreras en el sector de servicios profesionales y evitar la fragmentación

La jefa de sector de la Unidad de Reformas Estructurales, Competencia e Innovación de la Comisión Europea, Josefina Monteagudo, ha señalado que la CE ha remitido a España una serie de propuestas donde se recomienda la adopción de medidas a lo largo de los dos próximos ejercicios que eliminen barreras a la competencia en los servicios profesionales.

 

En este sentido, Monteagudo ha recordando que se trata de un sector con un mercado regulatorio “muy fragmentado”. “El marco regulatorio es crucial para asegurar un buen clima de negocios”, ha indicado la experta durante una de las ponencias de la jornada sobre Competencia organizadas por la Comisión Nacional del Mercado y la Competencia (CNMC).

 

Para Monteagudo, en España existe aún un amplio “margen de maaniobra” enn este ámbito. “Es un sector pequeño, pero merece la pena eliminar los cuellos de botella regulatorios porque genera beneficios significativos no solo para sí mismo, sino también para el resto de la economía”, ha manifestado.

 

Monteagudo ha explicado que un estudio del mercado mostró quue entre 2009 y 2013 España abolió un 45% de las restricciones que se habían identificados a este sector, se aligeró otro 45% y se mantuvo un 10%. Para la experta, el impacto de esta liberalización regulatoria supone una simplificación, ayuda al libre establecimiento de empresas y a la provisión de servicios.

 

Para Monteagudo, una regulación adecuada tiene que ser predecible, proporcional en cuanto a los objetivos y no debe añadir cargas burocráticas innecesarias. Asimismo, una buena regulación sirve para alcanzar el objetivo que se persigue y minimizar las distorsiones a la competencia, que son ventajas para unos participantes respecto a otros.

 

REGULADOR VERSUS INTEERVVENCIONISMO

 

Otro de los ponentes de la mesa, el expresidente del Tribunal de Defensa de la Competencia, Amadeo Petitbó Juan, ha indicado que muchas veces detrás de un regulador hay un “intervencionista”. “La CNMC debe estar ojo avizor ante la multitud de barreras de entrada que hay en nuestra economía y detectar las prácticas de orden menor que afectan al libre ejercicio de los mercados”, ha indicado.

 

Petitbó ha advertido de los peligros de favorecer a determinados agentes respecto a los nuevos entrantes y ha puesto como ejemplo el decreto de regulación de apartamentos Turísticos y de Viviendas de Uso Turístico de la Comunidad de Madrid, que fija una estancia mínima de cinco noches, cuando la media de estancia está en las dos noches.

 

“Lo que pretende el regulador es expulsar a estos establecimientos. Se trata de una regulación ineficiente y no esta justificada en términos de necesidad ni de sentido común, sino por el deseo de favorecer a unos sobre otros”, ha manifestado.

 

También se ha referido a la aplicación de transporte alternativo Uber, con un servicio “más eficiente” en muchas ocasiones que el de los taxis, donde se han producido “resistencias” al ser un mercado que tiene limitado el número de entrantes.

 

Por su parte, el profesor titular de UB Economics, Joan Ramón Borell, los mercados funcionan mal cuando hay cárteles y ha indicado que en las ciudades la concentración en los establecimientos se puede evitar si el mercado es competitivo.

 

Print Friendly, PDF & Email
Me gusta
Me gusta Me encanta Me divierte Me asombra Me entristece Me enfada