La mayoría de los jóvenes universitarios (un 83%) acude a Internet para buscar información sobre temas de salud

JovenUn estudio elaborado por profesores de la Universidad Rey Juan Carlos (URJC) de Madrid concluye que la mayoría de los jóvenes universitarios (un 83%) acude a Internet para buscar información sobre temas de salud, muy por encima de las consultas médicas (34%) o farmacéuticas (20%).

Los resultados del trabajo, que según la universidad aporta datos significativos sobre los usos de la red y el grado de confianza que se otorga a la información encontrada, han sido presentados en el VI Congreso Internacional Latina de Comunicación Social, celebrado en la Universidad de La Laguna, Tenerife.

El estudio “Hábitos de búsqueda y confianza en la información online sobre salud entre jóvenes universitarios”, realizado a partir de una muestra de alumnos de Publicidad y Relaciones Públicas de la URJC, ha proporcionado “pistas interesantes” para orientar las acciones de concienciación o alfabetización mediática de los jóvenes en temas de salud.

La profesora María Cruz López de Ayala, coautora del estudio, ha especificado que el grado de confianza que los jóvenes otorgan a la búsqueda por Internet es mucho menor que el 83 por ciento que las realizan.

La principal motivación es la búsqueda de información relacionada con hábitos de vida y nutrición saludables, y los buscadores utilizados en la mayoría de los casos son de carácter genérico, mientras que las páginas profesionales son poco consultadas.

Un 93 por ciento de los encuestados reconoce que acude a Google o Wikipedia porque consideran que la información que les ofrecen es “relevante” y en general no se cuestionan la calidad de los resultados.

“Esa confianza tiene que ver con la experiencia en su uso, ya que estos recursos les aportan la información que buscan y o no se cuestionan su calidad o no saben cómo valorarla. Por tanto, se familiarizan con estas herramientas y se crea un hábito de consulta”, detalla María Cruz López.

Una joven navega por internet en su ordenador portátil.

Una joven navega por internet en su ordenador portátil.

Internet ofrece un acceso instantáneo a gran cantidad de información, pero generalmente no cuenta con los filtros de los medios de comunicación convencionales, que ayudan a contrastar la información.

El manejo extendido de Internet y las consecuencias que pueden derivarse de su mal uso han generado cierta inquietud entre los profesionales de las ciencias de la salud, porque los jóvenes no conocen webs médicas ni los sellos de calidad que pueden ayudarles a orientar la credibilidad que otorgan a esos contenidos.

“Si a esto le sumamos que la información obtenida en línea influye sobre los comportamientos de salud, todo nos lleva a pensar que, si esta información no es la adecuada, se pueden generar determinadas acciones que pueden tener consecuencias negativas sobre nuestra salud, como por ejemplo la automedicación”, ha advertido la profesora.

Los autores consideran que es conveniente llevar a cabo algunas medidas, como campañas de alfabetización mediática, porque “a los usuarios hay que darles a conocer los recursos de salud solventes que tienen a su alcance en Internet, como webs médicas o apps de salud, así como los criterios de valoración de la información que pueden encontrar en la red”.

Print Friendly, PDF & Email
Me gusta
Me gusta Me encanta Me divierte Me asombra Me entristece Me enfada