Brasil podrá exportar carne a EEUU después de 15 años de barreras

El primer resultado concreto de la visita que la presidenta de Brasil, Dilma Rousseff, está realizando a Estados Unidos es la luz verde para que Brasil exporte carne al país, acabando así con 15 años de barreras comerciales y abriendo una importante vía de negocio para la potente industria agropecuaria brasileña.

 

Las negociaciones para que las autoridades sanitarias de Estados Unidos aceptaran la importación de carne brasileña se remontan a 2013, y la ministra del ramo, Kátria Abreu, ha subrayado que la autorización tiene muchas ventajas más allá del mercado estadounidense, ya que con ese sello de calidad será más fácil vender carne en Asia e integrarse en las potentes cadenas globales estadounidenses.

 

Muchos de los acuerdos comerciales que se presentarán este martes iban a ser anunciados en la visita que Rousseff iba a realizar en octubre, pero quedaron paralizados después de que la mandataria brasileña cancelara su viaje a última hora al conocerse el caso de espionaje de la Agencia de Seguridad Nacional (NSA) norteamericana.

 

Al margen de los acuerdos comerciales los estadounidenses han conseguido históricos acuerdos de cooperación militar, un ámbito en el que ambos países no colaboraban desde hace dos décadas, aunque no se ha alcanzado el acuerdo de Cielos Abiertos, para liberalizar rutas aéreas.

 

A cambio, Brasil no tendrá el apoyo de Estados Unidos para conseguir un asiento permanente en caso de que hubiera una reforma del Consejo de Seguridad de la ONU. Estados Unidos, que ya se ha manifestado a favor de que ese espacio lo ocupe India en alguna ocasión, considera que Brasil tiene que mostrar más cooperación con la primera potencia mundial en foros multilaterales, sobre todo en relación a Irán y Siria.

 

Uno de los acuerdos más importantes se anunciará este martes y contempla que Brasil llegue a la deforestación cero en un plazo de diez años, según avanzó el ministro de Asuntos Exteriores, Mauro Vieira, que aseguró que la declaración conjunta de Rousseff y su homólogo estadounidense, Barack Obama, incluirá datos y metas.

 

Los dos presidentes tendrán su principal reunión este martes en el Despacho Oval, aunque ya se encontraron este lunes en una visita al Memorial Martin Luther King y después cenaron en la Casa Blanca acompañados por delegaciones de ministros de ambos países.

 

Print Friendly, PDF & Email
Me gusta
Me gusta Me encanta Me divierte Me asombra Me entristece Me enfada