La OCDE y la FAO prevén una mayor producción de alimentos y precios más bajos en la próxima década

La Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos (OCDE) y la Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura (FAO) prevén una mayor producción de alimentos y precios más bajos en la próxima década, según recoge la edición más reciente del informe Perspectivas Agrícolas.

 

“Factores tales como un alto rendimiento de los cultivos, una mayor productividad de la tierra y un crecimiento más lento de la demanda mundial contribuirán a una disminución gradual en los precios reales de los productos agrícolas durante los próximos diez años, si bien es probable que los precios se mantengan elevados, por encima del nivel registrado durante los primeros años del siglo XXI”, afirman.

 

Ambas organizaciones consideran que la bajada del precio del petróleo también contribuirá al descenso del precio de los alimentos y a un menor coste de la energía y de los fertilizantes. Además, creen que suprimirá los incentivos a la producción de biocombustibles de primera generación obtenidos a partir de cultivos destinados a usos alimentarios.

 

El informe OCDE-FAO proyecta un escenario en el que el comercio agrícola crecerá a menor ritmo que en la década anterior, mientras que la proporción global de producción y consumo se mantendrán estables.

 

Asimismo, apunta a una creciente concentración de la exportación de productos agrícolas básicos entre unos pocos países exportadores, al mimos tiempo que se produce una dispersión de las importaciones en un número cada vez mayor de países, “tendencias que determinan la necesidad crucial de garantizar el buen funcionamiento de los mercados internacionales”.

 

En este sentido, advierte de que el “creciente protagonismo y liderazgo” de un grupo relativamente pequeño de países a la hora de abastecer a los mercados mundiales de materias primas podría provocar un aumento de los riesgos de mercado, incluidos aquellos vinculados a catástrofes naturales o a la adopción de medidas comerciales contraproducentes.

 

CAMBIOS EN LA DEMANDA

 

Por otra parte, el informe pronostica cambios importantes en la demanda en los países en desarrollo, donde el crecimiento demográfico, el aumento de la renta per cápita y la urbanización contribuirán a incrementar la demanda de alimentos.

 

Al mismo tiempo, el aumento de ingresos incitará a los consumidores a continuar diversificando sus hábitos alimenticios, concretamente elevando el nivel de ingesta de proteínas animales en sus dietas con respecto a las del almidón.

 

“Como resultado se espera que los precios de los productos cárnicos y lácteos sean altos frente a los precios de los cultivos”, remarcan la OCDE y la FAO, que prevé que, entre los distintos cultivos, aumenten de los precios de los cereales secundarios y las semillas oleaginosas respecto de los precios de los alimentos básicos.

 

“Las perspectivas para la agricultura mundial se presentan más estables de lo que han venido siendo durante los últimos años. No obstante, no hay sitio para la complacencia. No podemos descartar el riesgo de que se produzcan nuevas subidas de precios en los años venideros”, afirmó el Secretario General de la OCDE, Ángel Gurría.

 

Print Friendly, PDF & Email
Me gusta
Me gusta Me encanta Me divierte Me asombra Me entristece Me enfada