Utrecht, el Tour en la ciudad de las bicicletas

Personas se toman fotos junto a las instalaciones por el Tour de Francia en Utrecht, el 23 de junio de 2015.

Personas se toman fotos junto a las instalaciones por el Tour de Francia en Utrecht, el 23 de junio de 2015.

A la ciudad holandesa de Utrecht, de donde saldrá el Tour de Francia el próximo sábado, le gusta presentarse como “la ciudad de la bici”, donde decenas de miles de bicicletas circulan a diario por las calles, siendo un elemento más del paisaje urbano.

 

“Utrecht es la ciudad por excelencia de la bicicleta. Cada día, al menos 25.000 ciudadanos (de un total de 350.000 habitantes) van al trabajo en bicicleta. Cada semana, son más de 90.000 personas las que utilizan la bici”, explica el alcalde Jan van Zanen.

 

Hace unas semanas, el alcalde acogió a los organizadores del Tour y les hizo visitar el futuro aparcamiento con capacidad para 12.500 bicicletas, presentado como “el más grande del mundo”.

 

Utrecht, conocida como “la perla rara de los Países Bajos”, destronará así en 2016 a Ámsterdam, que cuenta ahora con el mayor aparcamiento urbano para bicicletas, cerca de la estación central.

 

Utrecht tendrá en 2018 un total de 33.000 plazas de aparcamientos para estos vehículos de dos ruedas sin motor.

 

“No habrá escaleras molestas, sino bellas pistas para entrar y salir del aparcamiento pedaleando. El ciclista podrá rodar hasta su plaza, aparcar su bicicleta en una de las tres plantas y de ahí acceder directamente a la estación”, explica con orgullo el alcalde.

Una mujer pasa por una vitrina temática sobre el Tour de Francia, en Utrecht.

Una mujer pasa por una vitrina temática sobre el Tour de Francia, en Utrecht.

La ciudad holandesa ha optado estos últimos años por una política de movilidad ecológica, favoreciendo el uso de la bicicleta y de los transportes públicos, en detrimento del coche privado.

 

Más bicis que habitantes

 

“Aparcar el auto cuesta tres euros por hora, mientras que circular en bicicleta es gratis”, añadió Van Zanen, insistiendo en las numerosas obras que se están realizando en la ciudad para favorecer el tráfico ciclista.

 

Las pistas se han ampliado para reducir el embotellamiento de ciclistas en horas punta. Se ha mejorado la señalización. Y, sobre todo, existen esos impresionantes aparcamientos, construidos junto a la estación.

 

“Esta promoción del ciclismo para todos, en el día a día, es lo que nos empujo a venir”, aseguró en abril el director del Tour de Francia Christian Prudhomme.

 

Holanda acogerá la salida del Tour por sexta vez en la historia, cinco años después de que lo hiciese Róterdam.

 

“Será igual de fabuloso que en Róterdam, donde hubo un millón de espectadores. Estoy seguro de que dentro de 30 años todavía se recordará: va a ser grandioso”, prometió Joop Zoetemelk, antiguo ganador de la Grande Boucle y embajador de la Gran Salida.

 

“Utrecht es una ciudad joven y dinámica, la principal ciudad universitaria del país. Los estudiantes se desplazan siempre en bici, al igual que en el resto del país”, subraya Zoetemelk.

 

Los Países Bajos es tierra de ciclistas. Cada holandés, o casi, tiene al menos una bicicleta. Circulan alrededor de 18 millones en todo el país, que cuenta con una población de solo 17 millones de personas. Es un caso único en el mundo: ningún otro país tiene más bicis que habitantes. Muchos holandeses tienen dos bicicletas, una para los desplazamientos diarios y otra para hacer deporte o pasear.

 

Los niños aprenden desde pequeños las normas de circulación. En la escuela primaria, pueden pasar un diploma de ciclista.

 

El país cuenta con 34.000 kilómetros de pistas ciclistas, por lo que la organización del Tour, con su apuesta por Utrecht, sabe que Holanda es territorio conquistado.

 

Print Friendly, PDF & Email
Me gusta
Me gusta Me encanta Me divierte Me asombra Me entristece Me enfada