Las familias afectadas por ejecuciones hipotecarias dependientes de Abanca podrán seguir habitando su vivienda con un alquiler social de, como máximo, 75 euros

abanca

El presidente de la Xunta, Alberto Núñez Feijóo, y Juan Carlos Escotet Rodríguez, vicepresidente de ABANCA con sus adjuntos la conselleira Ethel Vázquez y el consejero delegado Francisco Botas

El presidente de la Xunta, Alberto Núñez Feijóo, ha presidido hoy la firma de un convenio entre el Instituto Gallego de la Vivenda y Suelo (IGVS) y Abanca, que espera que signifique “el inicio de la erradicación definitiva de los desahucios en Galicia”. Otras entidades financieras tienen comprometida ya la firma de acuerdos semejantes.

 

El acuerdo firmado con la primera entidad financiera de Galicia significa una dupla garantía. Por una parte, asegura que las familias afectadas por ejecuciones hipotecarias dependientes de Abanca no tendrán que abandonar su vivienda y podrán seguirla habitando con un alquiler social que nunca pasará de los 75 euros, en función de su situación, y para lo cual podrán contar además con el apoyo financiero del IGVS.

 

Como segunda garantía, el convenio plasma el compromiso de este banco de cederle a la Xunta 100 viviendas vacías para poner a la disposición de las familias en situación de vulnerabilidad, como aquellas personas ya desahuciadas u otros colectivos con dificultades. Los adjudicatarios de estos inmuebles nunca pagarán más de 125 euros al mes. Estas viviendas se suman a las 50 que ya había cedido en su día la Sareb.

 

Este convenio se inserta en la hoja de ruta del Plan social de lucha contra la desigualdad económica, una de cuyas prioridades es garantizar el derecho a la vivienda. La Xunta lucha así contra los desahucios actuando en la prevención, evitando una parte importante de ellos “antes de que se produzcan”, algo en lo que ha incidido el presidente de la Xunta.
La política de vivienda, una “prioridad estratégica”
Este nuevo acuerdo es un paso más en la política de vivienda del Ejecutivo autonómico, que viene siendo “una prioridad estratégica” en la acción de Gobierno. “Así, a pesar de las severas restricciones presupuestarias, destinamos más de 275 millones de euros a esta materia”, según ha resaltado Feijóo, con el objetivo de garantizar para todos los ciudadanos “un derecho básico como es lo de la vivienda”.

 

A pesar de existir aún, por desgracia, “problemas puntuales a evitar”, el “razonable éxito” de la política de vivienda de la Xunta contribuyó la que Galicia se sitúe “entre las comunidades que menos desahucios registran”, tal y como recordó el presidente de la Xunta.

 

Esto se logró con medidas como el programa Reconduce —que asesora y media antes del desahucio para intentar evitarlo—, un plan de realojos de personas desahuciadas que consiguió que se atendieran el 100% de las solicitudes que cumplen los requisitos y la puesta en marcha de los mecanismos necesarios para que las familias en emergencia social puedan ser adjudicatarias directas de una vivienda en un plazo máximo de dos meses.

 

Inicio de un “camino ambicioso”
Feijóo ha avanzado que en el “camino ambicioso” que empieza con este convenio “ya hay nuevas etapas previstas”. Una de ellas será la creación del Censo de Viviendas Vacías, en el que ya se está trabajando. El objetivo es “que aquellas familias en situación de dificultades mantengan una vivienda digna”.

 

En definitiva, el acuerdo firmado hoy con Abanca para luchar contra los desahucios beneficiará a “aquellos sectores de la población que viven aún forzosamente alejados de los efectos de la recuperación económica”. “Creemos que ellos deben ser los destinatarios primeros del oxígeno que el inicio de la bonanza insufla en las administraciones públicas”, ha concluido el presidente.

 

Print Friendly, PDF & Email
Me gusta
Me gusta Me encanta Me divierte Me asombra Me entristece Me enfada