Las grandes bodegas se preparan para una vendimia más temprana y de gran calidad

Vista de la fachada de las Cavas Freixenet en San Sadurní D'Anoia (Barcelona).

Vista de la fachada de las Cavas Freixenet en San Sadurní D’Anoia (Barcelona).

Grandes bodegas como Félix Solís Avantis, Pernod Ricard Winemakers, González Byass, Torres, Matarromera o Freixenet se preparan para afrontar una vendimia que en muchos viñedos llegará adelantada -la precocidad podría ser histórica en algunas latitudes- y con gran calidad de las uvas.
La ausencia de lluvias y las altas temperaturas han causado una baja presión de enfermedades como el mildiu y el oídio, por lo que se vislumbra una sanidad admirable de los granos.
Desde Freixenet argumentan que “en estos momentos, todas las uvas están en un punto de maduración adelantado para la fecha; el estado sanitario de la uva es excelente y se prevé que sea una cosecha más corta -entre un 10 y un 30%-, según las variedades.
Sobre el inicio de la recogida de uva, “puede ser un año récord, empezando quizá a primeros de agosto o incluso finales de julio”.
Félix Solís Avantis, con presencia en varias denominaciones españolas, avanza que la vendimia de 2015 será “muy buena” y adelantada entre 10 y 15 días, de media, sobre las fechas normales.
Las condiciones climatológicas “están siendo muy favorables en España” y, si las mismas no varían, “en la mayoría de los casos se verá incrementada respecto al año pasado”, añade Félix Solís.
Calcula que en Castilla-La Mancha en su totalidad se pueda llegar a los 30 o 32 millones de hectolitros; “todo esto, suponiendo que la sequía no afecte demasiado a las viñas en este tiempo”.
En La Rioja, “la vid está en perfecto estado y por tanto también la uva, con unas condiciones sanitarias perfectas”, según Félix Solís Avantis, que espera un incremento con respecto al año pasado de entre un 10 y un 20% en el ámbito de la citada Denominación.
“A la espera de cómo transcurran estos dos próximos meses, esperamos que la vendimia venga más avanzada, normal en cantidad y excelente en cuanto a sanidad y calidad”, asevera, por su parte, el director de producción de Bodegas Torres, Xavier Sort.
“Las altas temperaturas de finales de junio e inicios de julio -apostilla Sort- están produciendo una aceleración del desarrollo vegetativo, lo cual hace prever que la vendimia llegue avanzada: alrededor de unos 10 días respecto un año normal”.
En cuanto a producción, la estimación de las cosechas en las fincas de Bodegas Torres será “la de un año normal, si consideramos el número de racimos y el buen cuajado de éstos”.
Pernod Ricard Winemakers España anticipa “una calidad extraordinaria” para la vendimia española: “La viña no tiene afecciones de ningún tipo, el ciclo será corto, las reservas hídricas son buenas y la producción que se estima no es excesiva.”
Respecto a la evolución del cultivo en el ámbito de la Denominación de Origen Calificada (DOCa) Rioja, Pernod Ricard destaca que el viñedo inició la floración en fechas más adelantadas a las normales, proceso que fue además “muy rápido”.
El calor “no ha afectado en exceso al viñedo”, pero sí se observa un rápido desarrollo, favorecido por la humedad retenida, y apunta a que “tendremos un adelanto del ciclo”, que podría rondar 10 días.
Respecto a Rueda -comentan desde esta misma firma- el cuajado en verdejo fue bien y “hay una evolución muy rápida del grano de uva; se estima una cosecha buena, pero se hace necesario el riego”.

El estado hídrico de la vid “es medio”, tras las escasas precipitaciones caídas sobre los viñedos del Grupo Matarromera en Castilla y León, lo que redundará “en una producción de gran calidad”, gracias a una mayor concentración en compuestos beneficiosos de la uva, como polifenoles, taninos y azúcares, destaca el ingeniero agrónomo de la compañía Ignacio Peral.
Los viñedos que posee la firma en Castilla y León (denominaciones de origen de Ribera del Duero, Rueda, Cigales y Toro) se encuentran en estos momentos en un estado fitosanitario óptimo.
Mientras tanto, las perspectivas en el Marco de Jerez son de una “cosecha media” en producción -puede ser muy similar al año pasado-, y de muy buena calidad, ya que no hubo grandes incidencias de plagas y enfermedades, informa González Byass.
Sin embargo, si se prolongan las altas temperaturas de los últimos días, “puede darse una bajada de producción importante”.
En cuanto a fechas, en los últimos años la vendimia en Jerez ha tenido lugar en el mes de agosto; 2014 fue el año de la serie histórica más temprano de comienzo -el 11 de agosto- y la tendencia para 2015 es muy parecida, según apostillan en González Byass.

 

Print Friendly, PDF & Email
Me gusta
Me gusta Me encanta Me divierte Me asombra Me entristece Me enfada