Los presupuestos generales del Estado de 2015 pasan al Congreso para su aprobación definitiva

MontoroLos presupuestos generales del Estado de 2015 concluyen mañana su tramitación parlamentaria y serán aprobados de forma definitiva en el pleno del Congreso con la votación de las enmiendas incorporadas por el Senado al proyecto remitido previamente por la Cámara Baja.

El texto que se apruebe mañana será publicado en el Boletín Oficial del Estado (BOE) para entrar en vigor el 1 de enero de 2015.

Los presupuestos de 2015, definidos por el Gobierno como los de la “consolidación”, tendrán un límite de gasto no financiero de 129.060 millones de euros, lo que representa una caída del 3,2 % respecto a los de 2014.

Para el próximo año se establece un objetivo de estabilidad presupuestaria en el conjunto de las administraciones públicas con un déficit máximo del 4,2 % del PIB, que corresponde un 2,9 % a la Administración central, un 0,7 % a las comunidades autónomas y un 0,6 % a la Seguridad Social, mientras que las corporaciones locales deben liquidar sus presupuestos en equilibrio.

Los ingresos tributarios deberían crecer el 3,5 % en 2015 (primer año de la reforma fiscal) respecto a los presupuestados en 2014, hasta llegar a los 186.111 millones de euros, con descensos en los ingresos en IRPF (0,3 %) y en impuestos especiales (un 2,7 %) y aumentos en IVA (9,9 %) y sociedades (5,6 %).

Además, las cuentas para 2015 incorporan las inversiones para el plan Crece, que pretenden apoyar e impulsar el crecimiento económico de la forma más eficiente posible.

 El ministro de Hacienda, Cristóbal Montoro.

El ministro de Hacienda, Cristóbal Montoro.

Asimismo, recogen las medidas fiscales aprobadas por el Gobierno, con el objetivo de incrementar el nivel de renta de las familias, algo que, según el Ejecutivo, servirá para dinamizar el consumo interno y las tasas de ahorro.

El gasto del conjunto de los ministerios disminuirá el 0,2 % el próximo año hasta alcanzar los 34.526 millones de euros una vez excluidas las aportaciones a la Seguridad Social, el Servicio Público de Empleo y Fogasa y las aportaciones al sistema eléctrico, y sin computar el impacto en el presupuesto de gastos del plan Crece.

Todo ello con un nuevo cuadro macroeconómico más optimista, que prevé que el Producto Interior Bruto (PIB) aumente el 2 % en 2015, año en el que la tasa de desempleo sería del 22,9 %.

Los presupuestos también prevén la congelación en 2015 por quinto año consecutivo del salario de los empleados del sector público, así como la tasa de reposición de empleo público, que de manera general se mantendrá a cero, aunque se establece una excepción del 20 % para los que se consideran servicios públicos esenciales.

Además, se devolverá a los funcionarios de la Administración General del Estado a principios del año próximo una cuarta parte de la paga extraordinaria que no se les abonó en 2012.

Asimismo, por primera vez los presupuestos recogen el nuevo índice de revalorización de las pensiones, ya que cuando se presentaron las cuentas de 2014 la reforma no estaba todavía en vigor, aunque se usó como guía para subirlas el mínimo garantizado del 0,25 %.

Print Friendly
Me gusta
Me gusta Me encanta Me divierte Me asombra Me entristece Me enfada

Etiquetas: