La despedida mariana de Pilar, la esposa de D. Antonio Troncoso de Castro

OLYMPUS DIGITAL CAMERA

Dña. Pilar, penultima a la izquierda, durante el acto de celebración del 94 aniversario de la Legión en Pazo Barreiro en 2014.

Pilar falleció en Madrid el pasado 16 de julio, jueves. D. Antonio Troncoso quería que todo quedase en el ámbito familiar. Pero los amigos le dieron una sorpresa mayúscula ayer en Ponteareas. Cuando el Coronel auditor del Cuerpo Jurídico Militar y ex Fiscal del Tribunal Supremo llegó junto a sus hijos, procedente de Madrid, con el féretro de su esposa a la iglesia parroquial de san Miguel un buen grupo de amigos estaban esperando para abrazarle y darle el pésame, ya antes de asistir al funeral en la iglesia parroquial y al sepelio en el cementerio de Ponteareas, en el consabido Alto da Gloria. Entre otros, un buen grupo del Núcleo de Monçao de la Liga dos Combatentes con su general al frente Joaquím Chito Rodriguez y Francisco Almeida del Núcleo. Recientemente el Núcleo de Monçao celebró su 80 aniversario e invito al Coronel Troncoso a disertar así como el año pasado lo habían hecho con los lusos la Hermandad de los Legionarios al celebrar su 94 aniversario en Pazo Barreiro.

 

Celebró la santa Misa D. Placido concelabrando con él el párroco ponteareano D. Uxío. Acertada homilía de D. Plácido breve y de acendrado contenido que levantó el punto de mira de los fieles reunidos para rezar por el alma de Pilar. Al final de la misma, intervinieron, primero, los tres nietos que emocionaron con sus palabras a los presentes y arrancaron sus aplausos al recordar lo que les decía su abuela y cómo se comportaba con ellos. También D. Antonio fue acertado en su discurso del que podemos destacar cómo Pilar –que era castellana- “se prendó de Galicia” y, en concreto de Ponteareas, en cuanto la conoció y que fue el lugar donde quiso pasar sus descansos veraniegos.

 

Después de la santa Misa, sus restos fueron trasladados al cementerio ponteareano y se le dio cristiana sepultura. Una vez que se retiró el sacerdote, Cristina, nuera de D. Antonio, incoó varias oraciones pera terminar con la salve latina. Todo un recuerdo a la Virgen en cuyas manos Pilar nos dejó el día del Carmen y que era sepultada el sábado día que la iglesia católica dedica a María. Esto contribuyó a dar a este acto un marcado carácter mariano, cuando caía la luz del sábado 18 de julio. ¡DEP!

 

Print Friendly, PDF & Email
Me gusta
Me gusta Me encanta Me divierte Me asombra Me entristece Me enfada