El absentismo escolar en España roza el 30%, el doble que en países de la OCDE, según un estudio

El absentismo escolar en España se sitúa en el 28%, ya que casi tres de cada diez alumnos faltan un día o más a clase sin justificar sus ausencias, una cifra que dobla a la que se registra en países de la OCDE, donde alcanza el 15%, según un estudio realizado por la Universidad Internacional de Valencia (VIU).

 

El estudio, que lleva por lema ‘La inteligencia emocional: una herramienta clave para la motivación del estudiante y su rendimiento’, ha sido elaborado por las profesoras Mª Estrella Alfonso y Cristina Gabarda, y sostiene que las limitaciones en el desarrollo emocional del alumno se asocian a un bajo rendimiento académico, a procesos de fracaso y abandono escolar.

 

Por ello, entre otras conclusiones, aboga por la “necesaria” implementación de la Educación Emocional en el currículum para aumentar las tasas de rendimiento académico y reducir tanto el fracaso como el absentismo escolar.

 

El trabajo añade que la tasa de absentismo escolar es una de las claves para evaluar la calidad del sistema educativo y, al respecto concluye que, en España, el índice de población que nunca falta al colegio es de poco más del 70%, muy por debajo de la media internacional del 85%.

 

En el caso del abandono escolar temprano en España (jóvenes entre 18-24 años que no están escolarizados), las autoras indican que se coloca en casi un 22%, frente al 29,9 de hace unos años, el doble que la media comunitaria (11,1%), por lo que se sitúa muy lejos de las recomendaciones de la Unión Europea, que colocan este índice en un 15%.

 

En esta línea, la investigación realizada subraya que el absentismo escolar puede tener repercusiones directas sobre un posible abandono del sistema educativo, llegando incluso a “romper definitivamente con él”. Así, en alusión a PISA 2012, indica que los alumnos escolarizados en centros con una alta proporción de estudiantes que falta de forma recurrente a alguna clase (absentismo no justificado) “tienden a obtener un peor rendimiento”.

 

En relación al fracaso escolar, el estudio recoge que España se sitúa en un 14% frente al 16% de media de la OCDE, por lo que insiste en la necesidad de “llevar a cabo políticas que orienten a la reducción de esta tasa, mediante la motivación del alumnado”.

 

En cuanto al rendimiento académico, el informe destaca que en España se mantiene en los niveles europeos en áreas como Ciencias o Lectura, mientras que en el aprendizaje de Matemáticas se sitúa 10 puntos por debajo de la OCDE y 5 por debajo de la media europea, al colocarse en los 484 puntos.

 

FORMACIÓN EMOCIONAL

 

El estudio también ahonda en las circunstancias que incentivan tanto el absentismo como el abandono y fracaso escolar y, al respecto, sostiene que la implantación de la formación emocional en los planes de estudio aumentaría la motivación y por lo tanto, permitirá al alumno orientarse en la consecución de las metas y poner en marcha una serie de recursos personales que le permitan alcanzarlas.

 

Por ello, el trabajo defiende la “necesaria” implantación de la formación emocional en los planes de estudio por sus “múltiples beneficios” no solo sobre la configuración de la personalidad sino también por su efecto sobre el rendimiento y la motivación ya que permite al alumno conocerse mejor, regular sus emociones y capacidades y mantenerse conectado con lo que realiza.

 

En este punto, revela que países como EE.UU, Reino Unido, Hong Kong, Japón, Corea, Australia, Nueva Zelanda, así como algunos países latinoamericanos y africanos, llevan años incorporándola a sus currículos, lo que ha permitido incrementar las tasas de motivación y reducir el fracaso escolar.

 

Por el contario, lamenta que en España “sólo se hace una aproximación a la disciplina emocional pero no una verdadera incursión” porque “no está integrada en el currículo” de manera que de momento únicamente los centros escolares de carácter privado los que aplican este tipo de formación.

 

Print Friendly, PDF & Email
Me gusta
Me gusta Me encanta Me divierte Me asombra Me entristece Me enfada