Solo un 15% de los pacientes de esclerosis múltiple recibien rehabilitación en la sanidad pública

De los aproximadamente 50.000 pacientes con esclerosis múltiple en España, sólo el 15 por ciento recibe rehabilitación en la sanidad pública, según ha informado la coordinadora de investigación de la Unidad de EM del Hospital Clínico San Carlos de Madrid, Celia Oreja-Guevara, con motivo de la celebración, este jueves, del Día Nacional de la enfermedad.

Se trata de una patología crónica y autoinmune que afecta principalmente a las mujeres y cuyos síntomas se suelen manifestar, en el 70 por ciento de los casos, entre los 20 y los 40 años. Además, es la segunda causa de discapacidad entre adultos jóvenes, tras los accidentes de tráfico, y la primera en discapacidad sobrevenida.

Las causas por las que se producen son aún desconocidas aunque, tal y como ha comentado la experta, se sabe que hay un conjunto de genes que favorecen su aparición. Además, no se puede prevenir, pese a que se cree que el tabaco y una mala alimentación pueden aumentar las posibilidades de padecerla.

Los principales síntomas se caracterizan por la visión borrosa o doble, hormigueo en piernas o brazos mantenido durante más de dos días, así como, en los casos más graves, alteraciones de la marcha o tropiezos. Unos “claros” signos de alarma que favorecen el diagnóstico precoz de la enfermedad.

“Afortunadamente no existe infradiagnóstico porque los pacientes casi siempre acuden rápidamente al médico cuando aparecen los primeros síntomas”, ha asegurado Oreja-Guevara.

LOS COSTES INDIRECTOS DE LA ENFERMEDAD RONDAN LOS 25.000 EUROS

Ahora bien, pese a este elevado diagnóstico, la esclerosis múltiple sigue sin tener cura. En este sentido, la experta ha insistido en la importancia de la rehabilitación, especialmente cuando el paciente ya es dependiente.

Por ello, ha lamentado que la sanidad pública no cubra estos tratamientos a todos los pacientes que, según ha comentado, cuestan hasta unos 7.000 euros al año a las familias. Este coste puede aumentar hasta los 25.000 euros si se tienen en cuenta otros costes indirectos de la enfermedad como, por ejemplo, sillas de rueda.

Por otra parte, la doctora ha explicado que actualmente no hay tratamientos específicos para las fases neurodegenerativas de la enfermedad y, los que existen en las etapas precoces mejoran la calidad de vida de los enfermos pero no curan la enfermedad.

“Para la fase degenerativa hay tres ensayos clínicos, aunque el que más tiempo llevaba, cinco años, finalmente no ha funcionado. Ahora hay otros dos en fase de investigación y se espera que haya resultados en unos dos o tres años”, ha zanjado.

Print Friendly, PDF & Email
Me gusta
Me gusta Me encanta Me divierte Me asombra Me entristece Me enfada