Renta Corporación lanza un plan estratégico para doblar su tamaño en cinco años

Renta Corporación ha lanzado un nuevo plan estratégico a cinco años (2016-2020), con el que prevé duplicar su beneficio, de forma que alcance los 20 millones de euros a la conclusión de este periodo, frente al de 9 millones que confía lograr al cierre del presente ejercicio, según informó la inmobiliaria.

 

La compañía, que el pasado año superó el concurso de acreedores, emprende así una nueva etapa de crecimiento, que se sustentará en la recuperación económica y del sector inmobiliario.

 

En este nuevo contexto, la inmobiliaria especializada en la compra de edificios para su rehabilitación y posterior venta se centrará en “aprovechar” las oportunidades que surjan en el sector, “fundamentalmente en la gestión de activos para terceros”, y en aumentar el número de operaciones y el tamaño de las mismas.

 

En este sentido, Renta Corporación prevé que su volumen de negocio casi se duplique (+88%) en el próximo lustro y alcance los 340 millones de euros en el horizonte de 2020.

 

La inmobiliaria compatibilizará esta nueva política con el cumplimiento del convenio de acreedores con que en junio de 2014 emergió del concurso, así como del acuerdo singular que alcanzó con la Agencia Tributaria para pagar la deuda con privilegio especial.

 

Por el momento, en el primer semestre del año Renta Corporación registró un beneficio neto de 4,5 millones de euros, un 47% menos que un año antes por el efecto de la reclasificación que ha tenido que realizar de parte de la deuda que mantiene con Hacienda.

 

RECURRE AL SUPREMO LA DEUDA CON HACIENDA

 

En concreto, como consecuencia de una sentencia de la Audiencia Provincial de Barcelona, la inmobiliaria ha tenido que clasificar como deuda con privilegio especial 9,3 millones que adeuda a la Agencia Tributaria.

 

No obstante, la compañía ha recurrido ante el Tribunal Supremo la sentencia y estima que “los efectos de esta reclasificación pueden ser revertidos en caso de que este recurso de casación sea estimado”.

 

El resultado semestral de Renta Corporación también se ve afectado por los resultados extraordinarios que la compañía contabilizó en el mismo periodo de 2014.

 

Los ingresos se mantuvieron estables en los 4,4 millones de euros, mientras que el beneficio bruto de explotación (Ebitda) se situó en un importe negativo de 500.000 euros, frente al de 25,2 millones también negativo de un año antes.

 

A la conclusión del pasado mes de junio, Renta Corporación soportaba una deuda financiera neta de 17,6 millones de euros, un importe similar al de comienzo de año.

 

El nuevo plan estratégico de la compañía también contempla una reducción paulatina del endeudamiento, desde los 17,5 millones de pasivo previsto para el cierre de 2015, hasta los 4,9 millones en 2019, con el fin de tener un saldo positivo en 2020.

 

Print Friendly, PDF & Email
Me gusta
Me gusta Me encanta Me divierte Me asombra Me entristece Me enfada