Las compraventas de viviendas no superarán las 800.000 unidades entre 2015 y 2016

Las compraventas de viviendas superaban los 900.000 inmuebles anuales en los años previos al pinchazo de la ‘burbuja’ inmobiliaria y el estallido de la crisis. Ahora, en los primeros compases de la recuperación del sector estas las cifras se han reducido a la mitad y entre 2015 y 2016 se venderán unas 800.000 viviendas.

 

Así lo pone de manifiesto el último ‘Informe Semestral del Mercado Inmobiliario en España’ que elabora Bankinter y que revisa a la baja sus anteriores previsiones de febrero sobre transacciones para 2016.

 

Según la entidad financiera, se están creando condiciones para que las compraventas se incrementen a lo largo de este año hasta las 380.000 viviendas y las 420.000 viviendas el próximo año.

 

Pero se trata de 30.000 viviendas menos en 2016 respecto a la anterior previsión. Y es que en el segundo semestre de este año, las ventas de viviendas nuevas se seguirán reduciendo debido a la escasez de oferta nueva y a que se siguen adquiriendo inmuebles adjudicados a las entidades financieras.

 

Así, sólo en este sector de la vivienda nueva, las adquisiciones no superarán las 50.000 unidades en 2015 y se situará entre las 70.000 y las 80.000 en 2016.

 

Por otro lado, la demanda sigue aquejada de una progresiva reducción de la población, que provoca que la demanda estructural se haya reducido hasta las 250.000 viviendas anuales, y también por las altas tasas de paro.

 

Entre los factores positivos que permiten repuntar la compraventa de viviendas se encuentran la aceleración del crecimiento económico, unas mejores condiciones de acceso a la financiación y un renovado atractivo de la vivienda como bien de inversión.

 

LOS PRECIOS SUBEN PROGRESIVAMENTE

 

En este contexto, el informe espera un incremento progresivo durante los dos próximos dos años del precio de la vivienda, con un comportamiento desigual dependiendo de las razones. El promedio de este incremento se acercará al 2% en el conjunto de 2015 y al 4% en 2016.

 

Una de las razones de este despegue gradual es que la oferta de viviendas adjudicadas a la banca y transferidas a la Sociedad de Gestión de Activos procedentes de la Reestructuración Bancaria (Sareb) seguirá que presionando a la baja los precios medios de venta.

 

Por el contrario, entre los factores que empujan al alza los precios se encuentran la normalización de los ratios de esfuerzo financiero en la compra de las familias y la ausencia de oferta.

 

Entre tanto, pese a que el ‘stock’ de viviendas sin vender se sitúa entre las 600.000 y las 650.000, según Bankinter, la escasez de oferta en zonas ‘premium’ y el agotamiento en algunas áreas de las grandes ciudades estaría permitiendo que la actividad promotora “comience a resurgir de sus cenizas”.

 

Print Friendly, PDF & Email
Me gusta
Me gusta Me encanta Me divierte Me asombra Me entristece Me enfada