Deutsche Bank gana hasta junio 1.377 millones de euros, un 3 % más

Vista general de la entrada de las torres de la sede del Deutsche Bank en Fráncfort, Alemania.

Vista general de la entrada de las torres de la sede del Deutsche Bank en Fráncfort, Alemania.

Deutsche Bank, el primer banco de Alemania, ganó en el primer semestre 1.377 millones de euros, un 3 % más que en los mismos meses de 2014.

Deutsche Bank informó hoy de que los ingresos netos totales mejoraron en el mismo periodo un 20 %, hasta 19.553 millones de euros y las provisiones por pérdidas por créditos problemáticos cayeron entre enero y junio un 26 %, hasta 369 millones de euros.

 

El nuevo presidente de Deutsche Bank, John Cryan, dijo que “el segundo trimestre muestra la fortaleza y los retos que afronta Deutsche Bank”, y destacó que “el sólido crecimiento de los ingresos subraya la fortaleza fundamental de nuestros negocios y el compromiso de nuestra gente”.

 

Añadió que “sin embargo, nuestros retos son también evidentes como el inaceptable alto nivel de nuestros costes, la barrera de fuertes cargas por litigios, un balance que tiene que ser más eficiente y la baja rentabilidad para nuestros accionistas”.

 

Los costes por litigios alcanzaron en el segundo trimestre de este año 1.200 millones de euros, en comparación con los 470 millones de euros del mismo trimestre del año pasado.

 

Las reservas por litigios se situaron al final del trimestre en 3.800 millones de euros en el balance.

 

“Tenemos que afrontar estos retos. No es una cuestión de estrategia”, dijo Cryan, que preside Deutsche Bank desde el 1 de julio junto con Jürgen Fitschen.

 

Anshu Jain y Fitschen dimitieron como copresidentes de Deutsche Bank por su responsabilidad en procesos judiciales y escándalos como la manipulación de tipos de interés de referencia y del tipo de cambio de divisas.

 

Fitschen ayudará a Cryan a presidir el banco hasta la próxima junta general de accionistas, en mayo del próximo año, pero después tendrá que hacerlo en solitario.

 

Deutsche Bank tuvo en el segundo trimestre un beneficio neto de 818 millones de euros, más del triple que en el mismo periodo del año pasado, que estuvo lastrado por el pago de elevados impuestos.

 

Cryan hizo hincapié en la necesidad de ser más eficiente para que la nueva estrategia de Deutsche Bank tenga éxito.

 

“Tenemos que ser disciplinados en cómo, dónde y con quién hacemos negocios. Tenemos que revisar de forma crítica los países, líneas de negocios, productos y relaciones que no son atractivas”, añadió el nuevo presidente de Deutsche Bank.

 

Cryan también instó a reducir la complejidad de la organización, que inhibe la toma de decisiones e infla los costes.

 

Print Friendly
Me gusta
Me gusta Me encanta Me divierte Me asombra Me entristece Me enfada