La huelga de la TAP pone en pie a los sindicatos por los servicios mínimos que impone el gobierno

TAPLos sindicatos de la aerolínea estatal TAP criticaron hoy la decisión del Gobierno portugués de intervenir la compañía para evitar la huelga y le acusaron de intentar “engañar” a la población sobre las consecuencias de la privatización.

Así reaccionaron los once sindicatos de la aerolínea al anuncio del Ejecutivo, que aprobó hoy la “intervención civil” de la TAP, una medida extraordinaria con la que pretende impedir que la huelga convocada para finales de año deje sin servicio a la compañía.

Esta medida obliga a que el 70 % de los empleados del grupo deban presentarse en su puesto de trabajo los días de huelga, bajo castigo penal si no lo hacen.

“El Gobierno demuestra que no conoce la historia de la TAP, en concreto en lo que concierne a los efectos de las intervenciones civiles en la empresa”, señaló la plataforma de sindicatos de la aerolínea en un comunicado.

En el texto acusan al Ejecutivo de “querer responsabilizar a los trabajadores de la TAP por las consecuencias de decisiones que les son ajenas”, y en particular por las pérdidas que acumula la empresa de manutención en Brasil, responsable de la mitad de la deuda del grupo.

Asimismo culpan al Gobierno de “buscar engañar a los portugueses sobre las graves consecuencias de la privatización de la TAP para el interés nacional”.

La huelga, prevista para los días 27-30 de diciembre, fue convocada la semana pasada por como señal de protesta por el relanzamiento de la privatización de la TAP, una venta que se prevé cerrar en los próximos meses.

La aerolínea ya recibió la petición de más de 20.000 de los cerca de 130.000 pasajeros que tiene programado transportar en esos cuatro días para cambiar de vuelo o directamente cancelar su viaje.

Un avión de la aerolínea portuguesa TAP.

Un avión de la aerolínea portuguesa TAP.

Print Friendly
Me gusta
Me gusta Me encanta Me divierte Me asombra Me entristece Me enfada

Etiquetas: