El FMI ve “esencial” que el próximo Gobierno de Portugal siga con las reformas estructurales

El Fondo Monetario Internacional (FMI) ha advertido de que es “esencial” que el nuevo Gobierno que salga de las elecciones parlamentarias del próximo mes de octubre “mantenga el impulso de las reformas estructurales” y ha incidido en la importancia de que no se reviertan las “difíciles” medidas ya adoptadas.

 

“La actual recuperación económica y el comienzo de un nuevo ciclo político presenta una oportunidad favorable para seguir adelante con las reformas, particularmente en campos del mercado laboral y la reforma del sector público”, afirma el FMI en el segundo informe de vigilancia tras la conclusión del rescate de Portugal.

 

Asimismo, la institución dirigida por Christine Lagarde también cree que es “crítico” garantizar que la reforma del mercado de productos introducida en los últimos años se implemente de forma integra como está previsto para que pueda dar los frutos deseados.

 

El FMI remarca que la recuperación económica de Portugal sigue adelante, pero avisa de que la elevada deuda pública y privada es probable que siga limitando las perspectivas de crecimiento a medio plazo a medidas que los factores cíclicos favorables se debiliten.

 

En concreto, ve difícil que se pueda mantener el “alentador” repunte de la inversión del primer trimestre y subraya que, aunque las exportaciones se han beneficiado de la fuerte recuperación de España, deberán verse respaldadas por progresos más rápidos en las reformas estructurales que aumenten la competitividad.

 

Asimismo, incide en que mantener la credibilidad política será “esencial” para garantizar una condiciones de financiación favorables. “Con un aumento de la volatilidad en los mercados financieros debido a la situación de Grecia, es crucial garantizar que los inversores mantengan la confianza en la dirección de las políticas económicas”, añade.

 

En este sentido, alaba los progresos de las autoridades para mejorar el perfil de la deuda pública, pero remarca que las necesidades de financiación en el largo plazo siguen siendo “grandes” y la mayor volatilidad en los mercados de deuda implica “riesgos significativos” al plan de financiación.

 

Por ello, el Fondo insta a las autoridades de Portugal a que mantengan unas grandes reservas de efectivo para que puedan conservar la flexibilidad en la implementación de su programa de endeudamiento, al mismo tiempo que ve necesario más ajustes fiscal para reducir las vulnerabilidades.

 

Según las previsiones de la institución dirigida por Christine Lagarde, el PIB de Portugal acelerará su crecimiento del 0,9% de 2014 hasta el 1,6% en 2015, para luego ralentizarse ligeramente al 1,5% en 2016 y al 1,4% en 2017.

 

Print Friendly
Me gusta
Me gusta Me encanta Me divierte Me asombra Me entristece Me enfada