China ya no es ‘El Dorado’ para las empresas extranjeras

Decenas de coches recién salidos de la fábrica en la provincia china de Hubei el 1 de agosto de 2015.

Decenas de coches recién salidos de la fábrica en la provincia china de Hubei el 1 de agosto de 2015.

El mercado chino es fundamental, pero ya no es ‘El Dorado’ que era para las empresas extranjeras. Muchas multinacionales están revisando a la baja sus previsiones de ventas, lo que evidencia la desaceleración del consumo y del crecimiento de la segunda economía mundial.

 

En un momento en que Estados Unidos y Europa están en plena temporada de resultados, el enfriamiento en China es un tema recurrente para las empresas. El efecto es muy marcado en el sector del automóvil, que sufrió la caída de un 2,3% en junio en China, sumando así un magro crecimiento de un 1,4% en el primer semestre.

 

Su compatriota BMW también se muestra prudente. “En el caso de que aumenten los desafíos en el mercado chino, no podemos excluir que haya efectos en nuestras previsiones”, advirtió su director financiero, Friedrich Eichiner. “La competencia se intensifica”, señaló el jefe de operaciones de la marca japonesa Nissan para China, Jun Seki.

 

Estar bien imbricado en el mercado chino, que tradicionalmente había sido un activo para las empresas, ahora es considerado por los inversores como un sinónimo de estar expuesto al riesgo.

 

Además, la reciente debacle de la Bolsa de Shanghái, pese a la fuerte intervención estatal, reforzó en los mercados esta impresión de una fragilidad de la actividad, pese a que hay un consenso de que las consecuencias para la economía real parecen ser limitadas.

 

Datos decepcionantes de la construcción

 

En Estados Unidos, el grupo industrial UTC, que fabrica los ascensores Otis y también sistemas de climatización, recortó sus previsiones para 2015, justificando la baja por la desaceleración “más fuerte de lo esperado” en China.

 

Al igual que otros grupos aceristas y mineros, el conglomerado rebajó sus proyecciones tras los decepcionantes datos del mercado chino, un nicho clave que marca el paso y que sufre las consecuencias de varios años de recalentamiento, con varios proyectos paralizados debido al sobreendeudamiento de los promotores.

 

Estas publicaciones alarmistas no parecen estar en sintonía con la estabilización que ha registrado el crecimiento de la economía china, que en el segundo trimestre se expandió un 7%, según los datos del Gobierno, tocando el mismo nivel que en el primer trimestre y que alcanza así los objetivos fijados por Pekín.

 

“La realidad es, casi sin ninguna duda, bastante peor que las cifras oficiales del PIB”, ya que otros indicadores “sugieren que hay una desaceleración brusca de la actividad”, advirtió por su parte Mark Williams, del gabinete Capital Economics.

 

El índice PMI calculado por la firma independiente Markit está en nivel mínimo en dos años, lo que marca una fuerte contracción de la actividad manufacturera en julio, que acumula así su quinto año consecutivo en baja.

 

“Un tercio del crecimiento mundial sigue viniendo de China, pero su relación con el resto del mundo ha cambiado considerablemente”, con una fuerte desaceleración de los sectores de la construcción y de la industria pesada, que son los pilares tradicionales de la expansión de la economía, destaca Williams.

 

Competencia local

 

En un momento en el que las ventas al detalle siguen creciendo en China (con un aumento de un 10,6% en junio) y que Pekín ha expresado su deseo de que el consumo interno sea el motor de su nuevo modelo económico, las marcas extranjeras apenas alcanzan a arañar beneficios, por el potente auge que han registrado sus rivales locales.

 

Pese a que la empresa estadounidense Apple registró un aumento de las ventas de iPhones en el trimestre que terminó a finales de junio, en China quedó relegada al tercer lugar. La marca fue superada por los fabricantes locales Xiaomi y Huawei, mientras que la empresa surcoreana Samsung quedó relegada a la cuarta posición.

 

“La competitividad de las firmas chinas en el plano industrial ha mejorado indiscutiblemente, lo que complica la situación para los extranjeros”, destaca Li Daxiao, analista del operador Yingda Securities.

 

El alza del coste de la mano de obra en China y la multiplicación de las investigaciones contra las multinacionales siguen proyectando un panorama sombrío. Sin embargo, es difícil salirse del mercado chino, que aunque esté en desaceleración es único por su crecimiento y sobre todo por su volumen. “No se puede encontrar otra economía comparable”, afirma Li.

 

Print Friendly, PDF & Email
Me gusta
Me gusta Me encanta Me divierte Me asombra Me entristece Me enfada