El cuadro de Picasso deberá “aclimatarse” 24 horas antes de ser analizado por los técnicos del Reina Sofía

 'Cabeza de mujer joven' de Picasso.

‘Cabeza de mujer joven’ de Picasso.

El cuadro de Picasso incautado a Jaime Botín el pasado 31 de julio en Córcega, que llegó este martes a España, deberá “reposar” durante 24 horas en el Museo Nacional Centro de Arte Reina Sofía para “aclimatarse”, antes de que los especialistas de la pinacoteca realicen un análisis a fondo del mismo y valoren su estado de conservación. En cualquier caso, su futuro dependerá de los tribunales de Justicia.

 

La obra de arte, titulada ‘Cabeza de mujer joven’, al igual que los cuadros que son trasladados de un museo a otro, debe reposar durante un día completo para aclimatarse a las condiciones ambientales del nuevo espacio, según han explicado a Europa Press fuentes del Ministerio de Cultura.

 

A continuación, los especialistas del Museo Reina Sofía, que son “los mejores especialistas en Picasso del mundo”, realizarán los análisis pertinentes sobre la pintura custodiada y comprobarán si sufre algún daño. Después, permanecerá en la galería hasta que decidan los tribunales.

 

Así, el futuro del cuadro no será decisión del departamento que dirige Íñigo Méndez de Vigo pues ahora el caso está judicializado y pendiente de una resolución del Tribunal Supremo.

 

Según han explicado las mismas fuentes, la decisión de declarar esta obra de Picasso inexportable fue tomada por el Ministerio avalada por informes técnicos de los responsables técnicos del Ministerio y ratificada por la Audiencia Nacional.

 

El cuadro ‘Cabeza de mujer joven’ fue interceptado por los agentes de aduanas de la brigada de Calvi (Córcega) a raíz de “un intento de exportación a Suiza” desde la oficina de aduanas de Bastia, en esa misma isla francesa.

 

EL PERIPLO DE LA OBRA

 

‘Cabeza de mujer joven’ pertenece al expresidente de Bankinter Jaime Botín, hermano del fallecido Emilio Botín. Esta era la segunda vez que intentaba sacar de España el cuadro, perteneciente al periodo de Gósol del pintor malagueño (1906).

 

La primera vez Botín había tratado de sacarlo mediante una petición que presentó el 5 de diciembre de 2012 a la Secretaría de Estado de Cultura. En ella autorizaba a la casa de subastas británica Christie’s a realizar el traslado con destino a Londres.

 

Sin embargo, unos días después, la Junta de Calificación, Valoración y Exportación de Bienes del Patrimonio Histórico Español denegó el permiso argumentando que no existía “una obra semejante en territorio español” y que se trata de una de las pocas pinturas de una etapa en la que el autor “se ve claramente influenciado por la plástica del arte ibérico” y en la que su trabajo influyó “decisivamente, no sólo en el cubismo sino también en la evolución posterior de la pintura del siglo XX”.

 

Este mismo organismo encargó a la conservadora jefe de Pintura y Dibujo del periodo 1881-1936 del Museo Reina Sofía un informe en cuyas conclusiones se destacaba la “excepcional importancia” de la pintura, adquirida por Botín en 1977 a la Marlborough Fine Art de Londres.

 

Con esta valoración, el director general de Bellas Artes y Bienes Culturales y de Archivos y Bibliotecas dictó una resolución el 19 de diciembre de 2012 en la que denegaba “el permiso de exportación definitiva” del cuadro y pedía a la Comunidad de Madrid que declarara la pintura como Bien de Interés Cultural (BIC).

 

Print Friendly, PDF & Email
Me gusta
Me gusta Me encanta Me divierte Me asombra Me entristece Me enfada