Accionistas minoritarios de El Corte Inglés rechazan entrada de dinero catarí

 El edificio del Corte Ingles desde Raimundo Fernandez Villaverde.

El edificio del Corte Ingles desde Raimundo Fernandez Villaverde.

Corporación Ceslar, entidad que agrupa las acciones de El Corte Inglés en manos de la familia de Luis Areces -casi un 10 %-, ha denunciado este miércoles que el acuerdo suscrito con un inversor catarí perjudica a los actuales accionistas y ha advertido de que está dispuesta a tomar medidas para revertirlo.

 

Este grupo de accionistas considera que la operación, que dará entrada en el capital de El Corte Inglés al ex primer ministro de Catar Hamad Bin Jassim Bin Jaber Al Thani, es “una maniobra para arrinconar a los accionistas tradicionales y blindar el poder del actual equipo gestor”, según un comunicado de la sociedad.

 

Corporación Ceslar asegura que la operación impide a los accionistas actuales ejercer su derecho de suscripción preferente sobre la autocartera.

 

Sin embargo, según fuentes del mercado, los accionistas de El Corte Inglés no cuentan con ningún derecho preferente para adquirir las acciones que la compañía tiene en autocartera.

 

Corporación Ceslar afirma, además, que el acuerdo suscrito con el inversor catarí “supone una pérdida de valor inaceptable para los accionistas”, ya que la valoración implícita está “por debajo de todas las estimaciones realizadas” y “muy por debajo” de los 18.000 millones de euros que la tasadora Tinsa concedió a sus activos inmobiliarios en 2013.

 

Según las fuentes consultadas, el precio los activos inmobiliarios de una empresa no puede tomarse como referencia básica para fijar su valor, puesto que es necesario tener en cuenta otros elementos fundamentales como el endeudamiento de la compañía.

 

En el comunicado, esta rama de la familia Areces sostiene que no era necesaria una nueva financiación para El Corte Inglés pero que, en todo caso, habría sido una opción mejor acudir al mercado de renta fija.

 

Fuentes del mercado señalan por el contrario que, mientras acudir al mercado de renta fija supondría endeudarse, vender la autocartera es desprenderse de un activo improductivo a cambio de una inyección de capital.

 

Según Corporación Ceslar, los intereses del préstamo concedido por el inversor catarí están “muy por encima del mercado” y se incluyen penalizaciones injustificadas que siempre favorecen al prestamista.

 

La familia de Luis Areces lamenta que El Corte Inglés no diera un mandato a un banco de inversión para buscar diferentes ofertas y elegir la mejor.

 

En la misma línea, critica que el informe realizado por Morgan Stanley se les entregó el mismo día que se reunió el consejo de administración, con lo que no fue posible analizarlo.

 

Además, según Corporación Ceslar, el inversor catarí no recibirá un 10 % del capital, tal y como se ha anunciado, sino entre un 12,5 y un 15,25 %.

 

Fuentes conocedoras de la operación precisaron que el acuerdo con el inversor catarí contempla -tal y como se anunció- la entrega de un 10 % del capital a cambio de la aportación de 1.000 millones de euros, pero que el porcentaje final podría ser algo mayor, en torno al 12 %, si recibiera la retribución a su inversión en acciones y no en efectivo.

 

El comunicado se refiere también al pago de “una elevada comisión, valorada en millones de euros”, a una empresa “radicada en uno de los países con mayor opacidad fiscal y fuera de la regulación del marco normativo europeo”.

 

Por todo ello, Corporación Ceslar se reserva la adopción de “todas aquellas medidas encaminadas a revertir la situación y evitar que se someta al grupo a una operación claramente desfavorable para los intereses de los accionistas actuales y de la compañía”.

 

Este grupo de accionistas se centrará “especialmente” en las medidas que ayuden a aclarar quien es el perceptor de la citada comisión.

 

Print Friendly, PDF & Email
Me gusta
Me gusta Me encanta Me divierte Me asombra Me entristece Me enfada