Los operativos de extinción de incendios forestales, dificil calcular lo que nos cuestan por los distintos modelos autonómicos

bombero forestalLas comunidades autónomas gastaron en 2014 unos 700 millones de euros en la lucha contra incendios y una cuantía similar en 2015, pero es sólo una cifra aproximada dada la complejidad de recabar este tipo de información con exactitud, según la consulta hecha por la Agencia EFE a las distintas CCAA.

Tampoco es fácil dirimir qué se destina a extinción y cuál a prevención, relevante a juicio de expertos y ONG conservacionistas para mejorar la gestión del fuego y reducir el daño.

 

Las CCAA consultadas advierten de que los distintos modelos contra incendios en España impiden hacer una comparativa de presupuestos, ni deben equipararse las cuantías, ya que Castilla y León y Andalucía superan cada una 4 millones de has. forestales frente a las 420.000 de Madrid o 223.000 de Baleares.

 

Según las respuestas de las comunidades autónomas, el operativo de extinción en 2014 y 2015 tiene más dotación que el de prevención, pero con excepciones.

 

Así, Aragón prevé gastar este año 16,1 millones en prevención y 9,2 en extinción, mientras que en 2014 destinó 15,4 al primero y casi 9 al segundo.

 

En Euskadi, donde son competentes las diputaciones forales, la mayor cuantía se usó en evitar el fuego: Vizcaya destinó en 2014 más de 5,6 millones frente a los 780.000 euros para extinción -similar a lo que gastará este año-; Guipúzcoa dedicará en 2015 unos 842.000 euros a prevenir y 235.000 a apagar (842.000 y 235.000 en 2014, respectivamente), y Álava asignará en total 1,39 millones (1,42 en 2014).

 

En 2014, Cantabria invirtió en prevención 5,5 millones y 4,4 en extinción, en los que están incluidos los salarios del operativo. Para este año estima una cifra parecida.

 

Para 2015, Castilla y León gastará 26,7 millones a prevenir y 26,6 a sofocar las llamas, sumando 53,3 millones frente a los 47 del año anterior.

 

Esas cuantías, matiza la Junta, incluyen el presupuesto de lucha contra incendios tanto a través de inversiones, como de subvenciones, y de gastos de personal, pues se considera la partida correspondiente al sueldo de trabajadores fijos discontinuos de la Junta contra incendios.

 

El grueso del operativo de Castilla y León es contratado a empresas -en otras CCAA predomina el personal propio-.

 

La Rioja también apuesta en 2015 por la prevención: desembolsará 5,2 millones frente a los 4,6 millones para la extinción.

 

Andalucía cuenta con 164,2 millones para la campaña de este año, la mitad para prevenir (en 2014, casi 101 millones fueron para prevenir y 77,1 para sofocar).

 

En Baleares, la prevención durante 2015 se llevará 2,2 millones y la extinción 7,8 millones -1,35 y 7,6 millones, respectivamente, en 2014-.

 

El Gobierno balear matiza que en estos datos no están los sueldos de los funcionarios del dispositivo (Servicio de Gestión Forestal y Agentes de Medio Ambiente) ni los dispositivos ajenos a la Conselleria de Medio Ambiente -el gasto para 2014 de los agentes medioambientales supera los 642.000 euros-.

 

El presupuesto dedicado por la Comunidad de Madrid a incendios es el correspondiente a la suma de Brigadas Forestales, Bomberos específicamente para la campaña de verano y Agentes Forestales.

 

El total asciende a 39.055.320 euros pero -apunta la Comunidad- no se puede distinguir completamente entre prevención y extinción.

 

De hecho, el gasto de las Brigadas Forestales de Madrid para 2015, que realizan ambas tareas, es de 26,8 millones -una cuantía que costea tanto sus funciones de prevención, sobre todo en invierno, como de extinción, concentradas en verano-.

 

En Canarias, los incendios no son competencia de la CCAA, sino de los cabildos, que invierten en conjunto más de 9 millones de euros, sin incluir Lanzarote y Fuerteventura, que apenas tienen masas boscosas.

 

En 2014, el cabildo de Gran Canaria destinó 1,4 millones en prevención y 4,7 en extinción -similar a lo previsto para 2015-; el de Tenerife gastó 1,4 millones -a lo que habría que añadir 829.678 por el mantenimiento del helicóptero-, y el de La Gomera más de un millón.

 

Por otro lado, la Xunta de Galicia destinará 160 millones en 2014 y la misma cifra en 2015, mientras que la dotación de la Comunitat Valenciana para este ejercicio sumará 94,3 millones (96 millones en 2014).

 

Estos importes, decididos por el gobierno anterior del PP, destinan las mayores dotaciones a la contratación de medios terrestres de extinción y aéreos (22,5 y 19,1 millones respectivamente en 2014), a financiar el Consorcio de Bomberos (22 millones) y al plan de vigilancia y voluntariado forestal (10,7 millones).

 

Otros 5,6 millones son para el sistema de gestión de comunicaciones del Centro de Coordinación de Emergencias, 1,3 millones a formación, casi 3 millones a personal de la Dirección General de prevención y extinción de incendios y 2,6 millones a silvicultura, entre otros.

 

En Navarra, la inversión para evitar el fuego fue de 203.756 euros en 2014 y de 4,7 millones para extinción -casi igual que en 2015-.

 

El presupuesto de Castilla-La Mancha, aprobado por el anterior Gobierno de María Dolores de Cospedal, prevé 34,3 millones en prevención (29,6 en 2014) y 40,3 millones en extinción (40,7 en 2014).

 

Según el Gobierno castellanomanchego, son datos “aproximados” y no incluyen cifras ni ayudas a particulares ni a ayuntamientos en montes de su propiedad, sí incorporan gastos como tratamientos selvícolas, maquinaria, medios aéreos, compra de vehículos…

 

El Principado de Asturias explica que sólo facilita el gasto de extinción, 13,3 millones en 2015 y 12,2 en 2014, porque los de prevención están distribuidos en partidas distintas y pueden deslizarse errores.

 

Por último, el presupuesto de la consejería de Agua, Agricultura y Medio Ambiente de Murcia suma en 2015 los 8,7 millones (2,6 a prevención y 6,1 a extinción), sin incluir la partida de la Dirección General de Seguridad Ciudadana y Emergencias (que en 2014 llegó a los tres millones).

Print Friendly, PDF & Email
Me gusta
Me gusta Me encanta Me divierte Me asombra Me entristece Me enfada