Brasil confía en la “competencia” de China para administrar la dificultad económica

 En la imagen un registro de Roberto Jaguaribe, nuevo embajador de Brasil en China.

En la imagen un registro de Roberto Jaguaribe, nuevo embajador de Brasil en China.

Brasil confía en la “competencia” de China, su principal socio comercial, para administrar las dificultades económicas por las que pasa el gigante asiático, afirmó hoy en Sao Paulo el nuevo embajador de Brasil en China, Roberto Jaguaribe.

“Las crisis por las que estamos pasando son crisis cíclicas” y por eso ambos países necesitan, en los actuales momentos de “complejidad económica”, estrechar más la cooperación con “integración productiva y convergencia”, manifestó Jaguaribe durante un encuentro con el Consejo Empresarial Brasil-China (CEBC).

 

China, mayor socio comercial de Brasil y principal destino de las materias primas minerales y agrícolas brasileñas, pasa por una desaceleración de su economía y, para enfrentar ese escenario, devaluó el yuan, lo que tuvo un impacto en el gigante suramericano.

 

“Brasil tiene plena confianza en la competencia administrativa de China, sabemos que no son problemas fáciles, pero también sabemos que los momentos de transición son un paso necesario y el crecimiento mundial le debe en los últimos años al crecimiento de China”, expresó Jaguaribe.

 

La economía de Brasil, por su parte, entró en una recesión técnica al acumular dos trimestres consecutivos con números rojos, y las previsiones oficiales calculan una contracción del 1,49 % en 2015.

 

Durante la reunión promovida por el banco Itaú y de la que participaron representantes de multinacionales brasileñas y chinas que integran el consejo, Jaguaribe dijo que existe una “confianza recíproca” para, a pesar de la distancia geográfica y de las particularidades, buscar salidas conjuntas a la crisis.

 

“Con China tenemos relaciones de gran intensidad y relevancia, pero con muchas cosas todavía para ser construidas, por increíble que parezca con la actual densidad de las relaciones”, comentó Jaguaribe, quien deja la representación diplomática en Londres para asumir en próximos días como nuevo embajador en Pekín.

 

A pesar de los recientes problemas, China, apuntó el embajador, se sigue “reafirmando como actor central y Brasil lo entiende como positivo para el mundo y para Brasil mismo en particular”.

 

“Sabemos que todo el mundo pasa por momento de incertidumbre económica” y, en el caso de China, eso no impide que el dinamismo de las relaciones bilaterales continúe, como por ejemplo, con “el desarrollo conjunto de satélites”, citó el diplomático.

 

El flujo de inversiones extranjeras a Brasil deberá ser retomado y en el caso de China existe interés especial en el “área de infraestructura, que es de fundamental relevancia por las deficiencias alarmantes de la infraestructura en Brasil”, subrayó Jaguaribe.

 

China pretende elevar con Brasil su comercio bilateral desde los casi 80.000 millones de dólares de 2014 hasta 100.000 millones de dólares en los próximos años.

 

El exministro brasileño de Desarrollo, Industria y Comercio Exterior y miembro del Consejo Administrativo de la multinacional de alimentos BRF, Luiz Fernando Furlán, comentó a Efe que el mercado chino, “por sus dimensiones”, tiene que ser “siempre atractivo” para las empresas brasileñas, “en momentos de crisis o no”.

 

En el caso de BRF, Furlán indicó que la estrategia de actuación en China no cambió con el actual escenario económico de ese país y que, por el contrario, abrió más posibilidades de “asociaciones con productores locales, para ganar en expansión”.

 

El representante de la Embajada de China en Brasil Wang Wei opinó que su país adoptó un “cambio intermediario ajustado”, y por eso “ya no hay espacio para una mayor devaluación” del yuan, como estrategia para fortalecer las exportaciones, lo que también encareció las importaciones y puso en alerta a los productores brasileños.

 

Para encarar la reducción de la demanda en China, Wei propuso concretar los recientes acuerdos de cooperación bilateral.

 

Brasil y China firmaron en mayo pasado en Brasilia 35 acuerdos de inversiones, negocios y cooperación que pudieran sumar inversiones por 53.000 millones de dólares.

Print Friendly, PDF & Email
Me gusta
Me gusta Me encanta Me divierte Me asombra Me entristece Me enfada