La primera Denominación Origen española celebra sus 80 años

La primera Denominación de Origen de España, la de los vinos del Marco de Jerez, celebra este año sus ochenta años de vida.

La primera Denominación de Origen de España, la de los vinos del Marco de Jerez, celebra este año sus ochenta años de vida.

La primera Denominación de Origen de España, la de los vinos del Marco de Jerez, celebra este año sus ochenta años de vida, un cumpleaños que estos ilustres caldos, con más de 3.000 años de historia, afrontan con el reto de conquistar los paladares de las nuevas generaciones.

Cuando está a punto de concluir la vendimia de la nueva cosecha del Marco, que se extiende por nueve municipios de la provincia de Cádiz, el Consejo Regulador de la Denominación de Origen Jerez-Xeres-Sherry ha decido celebrar su cumpleaños recordado su historia con la exposición “80 años defendiendo lo nuestro”.

 

“Es una fecha muy especial para nosotros”, dice, en una entrevista con Efe, el director del Consejo, César Saldaña, responsable de esta exposición que abre hoy sus puertas al público en los Claustros de Santo Domingo de Jerez de la Frontera (Cádiz).

 

La exposición hace un homenaje a la tierra, las gentes y la cultura de la DO más veterana de España a través de fotos, vídeos, y muestra que incluye, mapas, etiquetas antiguas, botellas históricas, libros y obras de arte.

 

Lo celebra ahora, pero su verdadero cumpleaños fue el 19 de enero de 1935 cuando la Gaceta de Madrid, precursora del actual Boletín Oficial del Estado, publicaba el primer Reglamento de la Denominación de Origen Jerez-Xérès-Sherry y de su Consejo Regulador, dos años después de que el Estatuto de la Viña y el Vino, la primera ley dedicada al vino, abriera esta posibilidad.

 

“Preveía la posibilidad para 28 regiones vinícolas del país”, explica Saldaña. Pero los bodegueros de Jerez, quizá porque formaban parte de una industria que ya contaba con muchos siglos a sus espaldas, fueron los primeros en completar los requisitos exigidos.

 

Los vinos de Jerez, que ya en el siglo XII eran apreciados en Inglaterra, tenían entonces también muchos años de batallas abiertas para defenderse frente a sucedáneos.

 

“El vino de Jerez tiene un momento muy grande de expansión en los siglos XVI y XVII en dos direcciones: hacia América con el imperio español y, sobre todo, hacia el norte de Europa, hacia Inglaterra, que entonces era la primera potencia marítima mundial” y contagió su gusto hacia todos los puntos del imperio británico, que hoy día siguen siendo los territorios más fieles a estos vinos.

 

En muchos lugares empezaron a elaborar vinos parecidos y surgieron entonces el “Australian Sherry”, el “South African Sherry” o “Canadean Sherry”, entre otros muchos.

 

Defender su nombre, y la calidades que designa, se convirtió en “una de las razones de ser” del primer Consejo Regulador del Jerez, en una guerra que aún tiene frentes abiertos.

 

“Algo hemos avanzado, hemos llegado a acuerdos de exclusividad para nuestros vinos con Australia, Sudáfrica o Canadá, pero en otros países, como EEUU, todavía estamos peleando. Trabajamos con un lobby conjunto con otras denominaciones de origen que han sufrido históricamente el mismo problema, como Oporto o Champagne”, explica.

 

El consejo también se enfrenta a “un reto fundamental”, el de “reclutar nuevos consumidores” entre las generaciones jóvenes y abrir sus gustos al disfrute de unos vinos “muy tradicionales” y que también son unos grandes desconocidos para muchos, a pesar de su gran variedad.

 

El Marco de Jerez produce once variedades distintas de caldos, como finos, manzanillas, olorosos, amontillados, Pedro Ximénez (el segundo vino más dulce del mundo) o cream y vende al año unos 50 millones de botellas en el mundo, la mayor parte, el 70 por cierto, fuera de España.

 

La DO de Jerez celebra su 80 cumpleaños cuando está a punto de concluir la vendimia de sus uvas, en un año en el se esperan alcanzar los casi 75 millones de kilos de uva “de calidad bastante buena”.

 

Una cosecha ligeramente superior a la de 2014, cuando se recolectaron 68 millones de kilos de uva, y que se criará y envejecerá con el mimo de los bodegueros para seguir cumpliendo una tradición que ha conquistado paladares en todos los rincones del mundo.

 

Print Friendly
Me gusta
Me gusta Me encanta Me divierte Me asombra Me entristece Me enfada