Las condenas por delitos contra el medio ambiente suben un 5,3 %

Las condenas por delitos contra el medio ambiente han subido un 5,32 % en 2014 sobre el año anterior, frente al descenso en la cifra de procedimientos judiciales abiertos por las fiscalías de medio ambiente en el mismo periodo. La Memoria de la Fiscalía General del Estado, divulgada hoy, destaca por su relevancia actuaciones relativas a la detracción ilegal de agua por parte de dos fincas del entorno de Doñana, construcciones ilegales en Villamediana de Iregua (La Rioja), la exportación ilícita de residuos al exterior y el deterioro de la situación de los vertederos y áreas recreativas. En el capítulo dedicado al medio ambiente y al urbanismo, la Memoria refleja que en 2014 se dictaron 929 sentencias inculpatorias -frente a las 882 de 2013-, es decir, medio centenar más que el ejercicio precedente. Se repite la tónica de los últimos años y las condenas más abundantes, aunque en descenso numérico, corresponden a las transgresiones contra el urbanismo y la ordenación del territorio (465 frente a 501 de 2013). Son las únicas que bajan, ya que en el resto de infracciones ascienden las reprobaciones de los tribunales. Después del urbanismo se situaron en 2014 las condenas por delitos contra la flora y la fauna (171), por incendio forestal (170), malos tratos a animales domésticos (62) y contra el medio ambiente (49). Por su parte, el Tribunal Supremo dictó siete condenas (dos por delitos medioambientales, cuatro contra la Ordenación del Territorio y una por incendio). Por otro lado, se incoaron 2.671 diligencias de investigación en 2014 -el año anterior se situaron en 2.242-, siendo las más abultadas las 398 correspondientes a delitos contra el medio ambiente, las 1.210 contra la ordenación del territorio, las 349 por delitos contra la flora y fauna, y las 579 por incendios. A su vez, el año anterior las estadísticas provinciales de las fiscalías de medio ambiente refieren 5.530 procedimientos judiciales (6.075 en 2013), casi la mitad de ellos (2.160) relativos a incendios. Entre los asuntos relevantes abordados por la Fiscalía en 2014, recuerda una investigación sobre los traslados ilícitos de residuos al exterior. La razón de esta práctica son los costes muchos más bajos de tratamiento y eliminación de residuos en los países en desarrollo. Por último, el Ministerio Fiscal ha detectado el año pasado "un apreciable deterioro de la situación en cuanto a vertederos y áreas recreativas con nivel alto de incendio forestal, puesto que a nivel global se han visto incrementadas este tipo de actividades respecto a la campaña anterior, con un aumento de un 24,4 % en vertederos y de un 11,4 % en áreas recreativas". En el caso de las líneas eléctricas se ha mantenido la mejora observada en ejercicios anteriores, habiendo un descenso del 8,4 % de estas instalaciones con riesgo alto de incendio.

Las condenas por delitos contra el medio ambiente han subido un 5,32 % en 2014 sobre el año anterior, frente al descenso en la cifra de procedimientos judiciales abiertos por las fiscalías de medio ambiente en el mismo periodo.

La Memoria de la Fiscalía General del Estado, divulgada hoy, destaca por su relevancia actuaciones relativas a la detracción ilegal de agua por parte de dos fincas del entorno de Doñana, construcciones ilegales en Villamediana de Iregua (La Rioja), la exportación ilícita de residuos al exterior y el deterioro de la situación de los vertederos y áreas recreativas.

En el capítulo dedicado al medio ambiente y al urbanismo, la Memoria refleja que en 2014 se dictaron 929 sentencias inculpatorias -frente a las 882 de 2013-, es decir, medio centenar más que el ejercicio precedente.

Se repite la tónica de los últimos años y las condenas más abundantes, aunque en descenso numérico, corresponden a las transgresiones contra el urbanismo y la ordenación del territorio (465 frente a 501 de 2013).

Son las únicas que bajan, ya que en el resto de infracciones ascienden las reprobaciones de los tribunales.

Después del urbanismo se situaron en 2014 las condenas por delitos contra la flora y la fauna (171), por incendio forestal (170), malos tratos a animales domésticos (62) y contra el medio ambiente (49).

Por su parte, el Tribunal Supremo dictó siete condenas (dos por delitos medioambientales, cuatro contra la Ordenación del Territorio y una por incendio).

Por otro lado, se incoaron 2.671 diligencias de investigación en 2014 -el año anterior se situaron en 2.242-, siendo las más abultadas las 398 correspondientes a delitos contra el medio ambiente, las 1.210 contra la ordenación del territorio, las 349 por delitos contra la flora y fauna, y las 579 por incendios.

A su vez, el año anterior las estadísticas provinciales de las fiscalías de medio ambiente refieren 5.530 procedimientos judiciales (6.075 en 2013), casi la mitad de ellos (2.160) relativos a incendios.

Entre los asuntos relevantes abordados por la Fiscalía en 2014, recuerda una investigación sobre los traslados ilícitos de residuos al exterior.

La razón de esta práctica son los costes muchos más bajos de tratamiento y eliminación de residuos en los países en desarrollo.

Por último, el Ministerio Fiscal ha detectado el año pasado “un apreciable deterioro de la situación en cuanto a vertederos y áreas recreativas con nivel alto de incendio forestal, puesto que a nivel global se han visto incrementadas este tipo de actividades respecto a la campaña anterior, con un aumento de un 24,4 % en vertederos y de un 11,4 % en áreas recreativas”.

En el caso de las líneas eléctricas se ha mantenido la mejora observada en ejercicios anteriores, habiendo un descenso del 8,4 % de estas instalaciones con riesgo alto de incendio.

Print Friendly, PDF & Email
Me gusta
Me gusta Me encanta Me divierte Me asombra Me entristece Me enfada