Juncker presenta este miércoles la propuesta para que los Estados miembros acojan a 120.000 refugiados

Varios refugiados unen sus manos sobre unas cenizas aún calientes de una hoguera cerca del pueblo de Roszke, en la frontera entre Hungría y Serbia, el 8 de septiembre de 2015.

Varios refugiados unen sus manos sobre unas cenizas aún calientes de una hoguera cerca del pueblo de Roszke, en la frontera entre Hungría y Serbia, el 8 de septiembre de 2015.

El presidente de la Comisión Europea, Jean-Claude Juncker, presentará este miércoles ante el pleno del Parlamento Europeo los detalles de las medidas que plantea Bruselas para aliviar la crisis migratoria, y que incluye el reparto de 120.000 nuevas plazas para acoger en el resto de Estados miembros a demandantes de asilo llegados inicialmente a Italia, Grecia y Hungría.

Esta propuesta debe sumarse a los 40.000 demandantes de asilo que los líderes europeos se comprometieron a reubicar en los próximos dos años, aunque por el momento sólo han concretado la acogida de unos 32.000 de estas personas. Entonces, España aceptó recibir a 1.300 refugiados, muy por debajo de la cuota que le pidió inicialmente la Comisión, por considerar que la clave de reparto diseñada no era el adecuado.

Ahora, el Gobierno español se ha mostrado más receptivo a la posibilidad de recibir en territorio español a más refugiados. Según fuentes comunitarias, Juncker pedirá este miércoles a España que acoja a casi 15.000 inmigrantes de los que han solicitado protección internacional al llegar a Italia, Grecia y Hungría.

Si se cumple la clave de reparto filtrada en los últimos días en Bruselas, España sería el tercer país en número de refugiados reubicados, por detrás de Alemania y Francia, dispuestos a recibir a 31.443 y 24.031 personas, respectivamente.

Reino Unido, Irlanda y Dinamarca no participarán inicialmente en este programa, ya que el Tratado de la UE dispone de salvaguardas que así se lo permiten. Sin embargo, el Ejecutivo comunitario no excluye que puedan sumarse de manera voluntaria, como ya lo hizo Irlanda en el primer reparto de 40.000 plazas.

La propuesta comunitaria contempla la posibilidad de que algún otro Estado miembro no participe, pero deberá justificar debidamente tal decisión y podría ser penalizado por ello. Los países que sí acepten recibir a parte de estos inmigrantes contarán con una ayuda de 6.000 euros por cada refugiado reubicado en su territorio.

La crisis por la llegada masiva de refugiados a Europa que escapan de conflictos como el de Siria ha llevado al Ejecutivo comunitario a acelerar la presentación de un paquete de medidas que preparaba para finales de año y que contempla un mecanismo permanente para la acogida de refugiados en futuras crisis.

También se espera que concrete otra idea ya esbozada por los Veintiocho a nivel de ministros y que se refiere a definir una lista común de “países seguros”, incluidos los países candidatos a la adhesión, como Serbia, Albania y Turquía. En la práctica, ello permitiría agilizar la devolución de los inmigrantes cuyas peticiones de asilo son descartadas.

Los ministros de Interior de la Unión Europea se reunirán de manera extraordinaria el próximo lunes, 14 de septiembre, precisamente para abordar una respuesta común a la crisis de refugiados, lo que permitirá a los 28 dar una primera respuesta al plan de Juncker.

CÓMO FUNCIONA

La Comisión Europea propondrá a los 28 miembros de la UE recibir a 120.000 solicitantes de asilo actualmente repartidos entre Italia, Grecia y Hungría, un programa de urgencia previo al establecimiento de cuotas permanentes por país.

La propuesta, que será presentada el miércoles por el presidente de la Comisión Europea, Jean-Claude Juncker, ante el Parlamento Europeo, se suma a una anterior petición de la Comisión en primavera de repartir entre los Estados miembros 40.000 solicitantes de asilo.

¿Cómo se reparten?

Alemania, Francia y España serán los tres países más solicitados. La Comisión les pedirá que reciban a 31.443, 24.031 y 14.931, respectivamente.

Los siguientes en la lista serían Polonia, Holanda, Rumanía, Bélgica y Suecia, según las revelaciones de la prensa, sobre la base de un método de cálculo que incluye criterios demográficos y económicos por país. La Comisión analiza pedir compensaciones financieras a aquellos países que rechacen recibir refugiados, según una fuente europea.

Gran Bretaña, Irlanda y Dinamarca, que pueden, por tratado, sustraerse a esta petición, no están incluidos en el reparto. Sin embargo, esto no les impedirá recibir refugiados. El primer ministro británico, David Cameron, anunció el lunes que su país estaba dispuesto a recibir en los próximos cinco años a 20.000 personas ya instaladas en los campamentos de refugiados de la ONU.

La propuesta europea de “reubicar” -es decir el traslado de un Estado miembro a otro- a 120.000 solicitantes de asilo se suma al anterior pedido de la Comisión durante la primavera, que reclamó, tras un naufragio en abril en el Mediterráneo de un buque con 800 migrantes a bordo, un mecanismo de reparto obligatorio para recibir a 40.000 solicitantes de asilo.

Este proyecto sigue vigente, pero los Estados lo modificaron hacia un mecanismo voluntario y ofrecieron 32.256 plazas, sin alcanzar el cupo pedido por la Comisión. La próxima semana deben ratificar la medida y el reparto podría comenzar en octubre, según una fuente parlamentaria.

Cada Estado miembro recibirá 6.000 euros por persona de parte de la Comisión, según el proyecto. Los que obtengan el estatuto de refugiado deberán quedarse en el país que se lo otorgó.

La Comisión también pidió en la primavera a los Estados miembros que acogieran a 20.000 personas que ya benefician de la protección internacional y que se encuentran en campamentos de refugiados de terceros países (principalmente Líbano, Jordania y Turquía).

Este cupo de 20.000 ya fue aceptado por los miembros del bloque. Cameron ofreció plazas para refugiados bajo este sistema.

¿Hacia un sistema de cuotas permanente?

La Comisión quiere instaurar un mecanismo de reparto “obligatorio y permanente” que se active automáticamente en caso de crisis. Sin embargo, enfrenta desde hace meses la hostilidad de varios países de la UE.

No obstante, la llegada masiva de solicitantes de asilo en las últimas semanas, así como la fotografía del niño sirio muerto en una playa turca, hicieron cambiar las posiciones.

Francia, que al principio se mostró hostil a las “cuotas” permanentes, apoya ahora con Alemania un “mecanismo permanente y obligatorio de acogida de refugiados para repartir el esfuerzo entre todos los países europeos”. En contrapartida, París pide mejorar la identificación de los inmigrantes que llegan a las fronteras exteriores de la UE para distinguir claramente a los refugiados, que necesitan protección, de los inmigrantes económicos.

Print Friendly, PDF & Email
Me gusta
Me gusta Me encanta Me divierte Me asombra Me entristece Me enfada